Google+ Followers

sábado, 26 de mayo de 2012

¡ ES LA GUERRA !

(Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 26 de Mayo de 2012)
         

           Perdonen la inmodestia, pero cuando hace escasos días, tras las alarmantes declaraciones del premio Nóbel de Economía, el “norteamericano” Paul Krugman, sobre el futuro del Euro, se empiezan a oír expresiones como: “Es un ataque en toda regla contra el Euro”, me dan ganas de gritar: “Ya lo sabia, era evidente”

             Desde el principio de la crisis resulta llamativo que todas las Agencias de Calificación de Riesgo sean norteamericanas, aunque tengan sede en Londres, y no exista ni una sola agencia de rating europea. Angela Merkel, Canciller alemana, ya en 2010 manifestó la necesidad de crear,”al menos una agencia europea de calificación de riesgo que contrarreste el predominio de las agencias de los Estados Unidos”, pero no se ha dado ni un solo paso en este sentido.

            El Banco Central Europeo (BCE)  se limita a administrar la política monetaria de la Eurozona (17 países de los 27 de la Unión Europea), nada que ver con la Reserva Federal Norteamericana, nada que ver con armonizaciones en políticas económicas, fiscalidad, unidad de mercado, y todas esas políticas que harían a Europa, al Euro, una potencia económica en condiciones de competir con el dólar norteamericano, el yuan chino o el yen japonés.

            La guerra contra el Euro resulta mucho mas fácil y rentable por la falta de unidad y apoyo de las economías que lo conforman, obligadas a acudir a los mercados de deuda internacionales, dominados por los norteamericanos, a unos tipos de interés que los propios mercados fijan cada día, en función de las garantías de cobro que estimen, y llevando a estos países a situaciones de endeudamiento insoportables, lastrando gravemente su crecimiento económico.

           Mientras tanto Europa no existe, no reacciona, no crea su propia agencia de rating, ni su Banco Central sale al rescate de las economías más necesitadas mediante Eurobonos…

            Francia y Alemania creían controlar la situación y el empobrecimiento ajeno podía suponer el enriquecimiento propio, pero llega el momento en que sus países clientes dejan de comprarles, sencillamente porque ya no tienen dinero para hacerlo, y entonces, coincidiendo con la llegada al Eliseo del socialista Hollande, la señora Merkel se cae del caballo y empieza a pensar seriamente que estamos en guerra y hay que salir en defensa del Euro o Europa desaparece.

 Solo la unión de todos, la ayuda mutua, no la usura, puede salvar la situación. Esperemos que no sea demasiado tarde.


1 comentario:

  1. La "guerra" moderna en una de sus mas sofisticadas formas, la económica. Como en toda guerra, va en ello la supervivencia de un país o un conjunto de paises aliados.
    Espeemos que nuestros politicos sean conscientes y responsables y que la "sangre" no llegue al rio.

    ResponderEliminar