Google+ Followers

sábado, 13 de junio de 2015

BRITA Y LA "MILI"




-              -  Te llamo para otra cosa, pero ¿tú entiendes algo de este galimatías que ha resultado de las últimas elecciones en España?

-      -  Bien Brita - le respondo – una palabra nueva en tu cada día mejor vocabulario español. Yo también lo llamaría, apunta, guirigay, pero te confieso que la realidad, los resultados, han superado con mucho las previsiones más derrotistas. Claro que según para quien, como siempre. Ya veremos en qué acaba. Entonces, si quieres, hablamos.

-          -  De acuerdo, ya hablaremos. Hoy te llamaba, después de tanto tiempo, porque llegué a España hace unos días y en un programa de televisión oí a un juez de menores, Calatayud, creo que se llama, decir que el Presidente Aznar había cometido un gravísimo error suprimiendo el servicio militar obligatorio. Me sorprendió mucho.

-             - Si Brita, yo también vi ese programa. Te explico: El juez Emilio Calatayud, efectivamente es Juez de Menores en Granada y se ha hecho muy famoso en España por sus sentencias, siempre orientadas a la recuperación de esos jóvenes delincuentes que pasan por su juzgado.
Suele condenar a trabajos sociales que hacen recapacitar a los condenados sobre el mal causado y, según él mismo, en el ochenta por ciento de los casos consigue su objetivo.

-                     - ¿Pero qué tiene eso que ver con el servicio militar?- seguía preguntando Brita impaciente, pensando que me iba por las ramas.

-      Pues tiene que ver con ese otro veinte por ciento que él llama “carne de cañón”, o muy difícilmente recuperables. Esos son los que él piensa que, si hubieran pasado por un cuartel o campamento militar, aunque solo  fueran unos meses, habrían adquirido hábitos y valores incompatibles con una vida de delincuencia reiterada.

-      Pero esos valores y esos hábitos también se adquieren en las familias y los colegios, no hace falta ser militares para tenerlos. Yo creo que los tengo y no soy ni he sido militar.

-      Tienes razón. También se pueden adquirir en las familias y en los colegios, como tú dices, pero la realidad actual en España es que todos esos chicos no los han adquirido en su momento, por dejación de los padres fundamentalmente y por permisividad de profesores y educadores.  Por eso el juez Calatayud decía, y yo le doy la razón, que en la “mili”, los chicos salían mucho mejor que habían entrado y que es una pena que se suprimiera.

-      Tú eres militar, tú sabrás si tiene o no razón.

-      Por eso te lo digo. Hace ya muchos años, pero me acuerdo que en algunos barcos se daban clases a los marineros y muchas veces eran otros compañeros suyos con mejor formación académica los que daban las clases, pero no solo en ese aspecto, también aprendían a obedecer, ser disciplinados, tener compañerismo, respetar no solo al superior en grado sino a sus propios compañeros, compartir, ayudar,…

-      Bueno, lo entiendo, pero me sigue sorprendiendo que un juez eche de menos la “mili” obligatoria, como si no hubiera otra salida.

-      Brita, ¿has leído encuestas del CIS sobre las instituciones españolas?.

-      Alguna, pero no recuerdo ahora…

-      Te refresco la memoria: La institución más valorada por los españoles son las Fuerzas Armadas. ¡Quién nos lo iba a decir hace unos años ¡ y lo son porque se han dado cuenta de cuáles son las virtudes que acompañan a esta profesión y que te acabo de enumerar. Virtudes que la sociedad echa en falta en otras instituciones y otros servidores públicos que no hace falta que te aclare.

-      Supongo que la propuesta del juez no pasará de ahí.

-      Por desgracia. No digo yo un servicio militar obligatorio, pero algo parecido a lo que tienen en Suiza, una formación castrense básica para toda la población que, desde luego, no les va a sobrar en su vida civil, algo que supla los desastrosos resultados educativos de España, hasta que los políticos se decidan a dejar de lado sus intereses partidistas y piensen un poco más en España. Hasta que firmen un  Pacto Nacional por la Educación, y los padres se conciencien de la responsabilidad que adquieren cuando traen a un hijo al mundo.

-      He oído que este juez ha publicado un “Decálogo para formar a un Delincuente”. ¿Es eso cierto?

-      Si. No te sorprendas. Puedes verlo en cualquier buscador de Internet y te aseguro que muchísimos padres españoles lo siguen al pie de la letra. Así los juzgados de menores están cada vez más colapsados. Al final el juez va a tener razón y alguna de las próximas generaciones restablecerá la “mili” obligatoria. “Ya que no somos capaces de educar a nuestros hijos, que lo hagan los militares” pedirán en manifestaciones públicas.

-      No seas exagerado Jaime.

-      Es una caricatura, pero alguien tiene que hacerlo.

-      Bueno, queda pendiente la charla sobre el “galimatías” electoral.

-      De acuerdo. Lo dejamos por hoy. Llámame la semana que viene, a ver si se ha aclarado un poco este guirigay que se ha formado con las elecciones.  

6 comentarios:

  1. Bien dicho. Para mi gusto no es tanto una formación militar sino una constatación de la disciplina y el orden jerárquico que esos jóvenes van a encontrar en cualquier rincón de la sociedad, sobre todo en el entarimado laboral. Y es que muchos de esos jóvenes rebeldes, por esa dejación de padres, profesores e instituciones, no saben lo que es obedecer, algo fundamental para aprender a mandar el día de mañana por pequeña que sea la responsabilidad de cada cual. Me ha gustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luis. El problema, cuando no se ataja, tiende a agravarse con el tiempo y es lo que nos está ocurriendo como sociedad. La ignorancia, la zafiedad, la mala educación (la falta de educación) es lo que estamos viendo, desgraciadamente, en muchos de esos jóvenes que llaman NINIS, algunos de ellos hasta en puestos de responsabilidad política.. Alguien tiene que poner pie en pared esto va a acabar muy mal.

      Eliminar
  2. Me ha gustado y much,o lástima tengas el espacio corto. Bien llevado momento oportuno.

    ResponderEliminar
  3. Entiendo lo que quieres decir, Jaime, y supongo que tambièn los lectores del blog, pero la mili obligatoria sólo tenía cierto efecto positivo para algunos, porque para la mayoría era negativo y por eso era tan mal vista. Esos valores todavía se impartían en casa, en la familia. Lo que no se hizo bien fue la transición hacia un ejército profesional y ha costado años y vidas para que ahora sea la institución más valorada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, creo que se entiende bastante bien, o eso pretendo. Por lo demás, estoy de acuerdo contigo en gran parte de tu comentario, aunque me experiencia personal (hablo de mi época, años 60 y 70, que ya ha llovido) es de muchos españoles que pasaron por esa mili obligatoria y que al cabo de los años hablaban muy bien de sus mandos y de la formación que adquirieron. Repito, años 60 y 70. En el 79 cambié de actividad profesional y no tenía el contacto directo con la Armada, pero conociendo a mis compañeros, estoy seguro de que ha seguido siendo así. El balance de aquellos años fue positivo, teniendo en cuenta la procedencia y la formación de un alto porcentaje de soldados y marineros.
      De todas formas estamos hablando de un comentario del juez Calatayud, que habla mucho en parábolas. Hay que entenderlo.

      Eliminar
  4. Jordi Pujol hizo la mili y eso no le a impedido robar tantos millones

    ResponderEliminar