Google+ Followers

viernes, 26 de junio de 2015

EL CRUCIFIJO



                  Fruto de una pésima educación y de la pérdida absoluta de valores humanos, no digamos ya morales o éticos, son las cada vez más frecuentes ofensas y faltas de respeto a los demás que se dan en nuestra sociedad. Ofensas a sus creencias, sus valores, su familia y a su propia vida.

         Ha dado la vuelta al mundo la jura de su cargo como Alcalde de Brunete de Borja Gutiérrez, sencillamente porque solicitó que le trajeran un crucifijo delante del cual efectuó el juramento. Los vecinos de Brunete presentes, quizás no todos, pero una considerable mayoría irrumpieron en una sonora y larga ovación. El hecho, por extraordinario, ha tenido una enorme difusión en los medios de comunicación y redes sociales. Las adhesiones recibidas por Borja son millonarias.

         Que en España, la católica España, (todavía el setenta y dos por ciento de los españoles nos declaramos católicos), un hecho como este traspase los límites de la normalidad significa muchas cosas y ninguna de ellas buena. Significa que los católicos no hemos sabido conservar nuestros derechos como mayoría social, que por el contrario nos hemos acomodado, nos hemos vuelto impasibles (¿cobardes?) ante los ataques a nuestras creencias y costumbres, dejándonos invadir por el nihilismo y un laicismo beligerante. ¡Qué cómodos nos hemos hecho a las primeras de cambio! 

         Tan cómodos, o tan cobardes, como católicos lo somos como españoles, admitiendo, impasibles, algo que no ocurre en ningún país del mundo, que ni se les pasa por la imaginación: abuchear a nuestro Himno y al Rey de todos los españoles, y así un año y otro….y no pasa nada.

         Claro, ¿Qué se puede esperar de una clase política que, como novedad y excepcionalmente, exhibe la bandera nacional en una concentración de militantes? Lo habitual, o lo que debería ser habitual ha dejado de serlo, la normalidad, ahora, es que no haya banderas españolas, se pite al Himno y al Rey, o que desaparezcan los crucifijos en colegios y actos públicos

         Los enemigos de la Religión Católica saben dónde nos duele, lo que para nosotros significa un crucifijo y, aunque para ellos solo sean dos maderas cruzadas, lo atacan con saña sabedores del daño que causan y. lo que es más grave, que no habrá reacción, que pondremos cobardemente la otra mejilla.

         No se les ocurriría, ni de lejos, (ellos también son muy cobardes), hacer algo semejante en una sinagoga o una mezquita. Yo no propugno responder de igual manera, pero la pasividad, la indiferencia, el dejar hacer, solo lleva a una escalada de actos similares o peores. Y además nos amparan las leyes.

2 comentarios:

  1. Coincido plenamente Jaime. Estamos acabando a diario con el verdadero significado de muchos simbolos. Es parte de la degradación de los valores, la ética y la moral. Recien acabo de escribir en mi blog sobre la corrupción y es que todos los caminos conducen a Roma. El Alcalde besa la cruz y jura en procura de credibilidad ciudadana. Dios quiera que cumpla con sus deberes y la patria se lo reconozca, sino que Dios se los demande!!!

    ResponderEliminar
  2. Que razón tienes en todo lo que dices pero por desgracia estos ataques y desprecios continuarán y lo que es peor irán a más;y hablas de crucifijos,himno,bandera y rey;no quiero ser ni agorero ni pesimista pero ya verás lo que le espera a los ejércitos y a los militares;estos políticos están creando una sociedad carente del más mínimo sentido del respeto a las instituciones y el futuro se presenta de lo mas negro como esto no cambie radicalmente.Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar