Google+ Followers

domingo, 3 de mayo de 2015

¿PODRÁN?



        El 21 de junio de 2014, en un artículo titulado PODEMOS, escribía en estas mismas páginas: "El techo electoral de Podemos seguramente lo han alcanzado con ese millón doscientos mil votantes. Pienso que han ido todos los que son y que no hay más, pero la torpeza de los dos grandes partidos y su empecinamiento en no hacer políticas de estado conjuntamente, que aborden problemas graves como el separatismo, un sistema educativo consensuado que asegure su durabilidad y una nueva ley electoral, entre otros, puede volver a auparlos en la municipales".

        Las municipales están a la vuelta de la esquina, ya estamos a veinte días de la cita electoral que designará a los partidos que gobernarán en los ayuntamientos y en gran parte de las comunidades autónomas, y, aunque las encuestas nunca son determinantes, las tendencias que se producen en una serie continua de estas si manifiestan, al menos, cual es la intención de voto de una parte del electorado.

        Habrá que hacer, pues, caso de las tendencias y menos a los porcentajes de votos que pronostican. Según estas, el partido Podemos, o sus marcas blancas, han iniciado el camino descendente que se acentúa conforme se acercan las elecciones, pero es que en las pasadas elecciones al Parlamento Andaluz, sus resultados, los 15 escaños obtenidos, están muy lejos de lo que ellos mismos pronosticaban.

       Más recientemente, en AÑO ELECTORAL, publicado el sábado 24.01.15 , añadía: "¿Cual es el verdadero Podemos?. Los españoles tenemos la ventaja de ver lo que pasa en Grecia. Primero si los resultados de las encuestas son realmente repetidos en las elecciones. Despejada esta primera duda, tendremos ocasión, durante unos meses, de observar el comportamiento de Syriza, si alcanza el poder en solitario o coaligado con otro partido".

          Pues realmente lo estamos viendo: La arrogancia inicial de Alexis Tsipras, el Primer Ministro griego, y su Ministro de Finanzas Yanis Vaorufakis,  en las conversaciones con las instituciones económicas europeas, han terminado, de momento, con la sustitución de Varoufakis al frente de la delegación griega, y aquellos intransigentes postulados iniciales, poco a poco se van suavizando, hasta que cumplan los requisitos que imponen las instituciones acreedoras de la deuda griega.

           Al margen de la contestación interna, en forma de escraches a su propia familia en Atenas mientras cenaban en un restaurante, lo que no aplaudo en absoluto, es cierto que los griegos que les votaron empiezan a ver las consecuencias negativas que, para solucionar los graves problemas económicos que padecen, suponen las políticas de Syriza. Sencillamente, no podrán cumplir las promesas que les auparon al poder.

          Podemos, nuestro Syriza ibérico, vista la experiencia griega, ha empezado a derivar del modelo venezolano a la socialdemocracia europea, y no lo ocultan. El pulso entre Monedero, guardián de las esencias revolucionarias fundacionales, y Errejón, partidario del giro hacia posturas socialdemócratas, ha llevado a su líder, Iglesias, en un principio inclinado a mantenerse al lado de Monedero, a terminar por echar a su amigo y plegarse a los nuevos postulados contristas, aunque no sea más que como estrategia electoral y alarmado por las tendencias de las encuestas, la experiencia griega y el resultado de las recientes elecciones andaluzas. 

         Podemos capitalizó el voto del descontento, del paro, de la izquierda disconforme del PSOE e IU y de una juventud sin formación, trabajo, ni futuro agrupada en torno a movimientos como el 15 M. Muchos de aquellos votantes de las europeas, cuya situación no ha cambiado, les seguirán votando y tendrán presencia en las instituciones, pero ya no como ganadores, como se preveía no hace mucho, sino como tercera o cuarta fuerza en claro detrimento de IU y UPyD. 

        Sus propios escándalos económicos (Errejón y Monedero) han contribuido, y no poco, a estas mucho más modestas expectativas. ¿Podrán realmente hacer aquello que prometieron? Monedero, antes de irse lo ha dicho muy claro: "Podemos está haciendo lo mismo que los partidos de la "casta", por eso me voy".


8 comentarios:

  1. En Cataluña tenemos la "suerte" de que con el PPC como alternativa de los separatistas o filomarxistas, votarles a los PPeros con C en el trasero es completameente inútil, así que ese día nos dedicarrmos al cuidado del champiñón y ha leer lo cuentos de Perrault que son más interesantes que los cuentos de los político y de su prensa afín.
    "von Thies"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. asi os ira, suerte con los champiñones

      Eliminar
    2. pero acaban pactando con los de siempre como upyd en Asturias, y ciudadanos en Andalucia

      Eliminar
  2. No estoy muy seguro de que la experiencia griega influya en el devenir de Podemos; nadie escarmienta en cabeza ajena. Su problema es el de plasmar en acciones concretas, en un programa factible, unas ideas, las más de las veces teorizantes y ajenas a la realidad. Su declive se debe, más bien, a que están siendo desplazados del lugar que pretendían ocupar por otros más sensatos y que dan menos miedo porque no se inspiran en los extremismos bolivarianos.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, ellos solitos van a desaparecer antes de empezar. Isabel

    ResponderEliminar
  4. Está muy bien el artículo, y estoy totalmente de acuerdo, aunque también tienen seguidores con formación, ahí te has pasado un poco.Dn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No niego que tienen seguidores con formación, Hablo de los del 15 M, pero tambien de muchos desencantados del PSOE e IU, donde, efectivamente hay votantes y militantes que tienen una buena formación, al menos profesional o académica.

      Eliminar
  5. Tras décadas de siembra de resentimiento, de miedo y de odio al adversario político por parte del PSOE e IU, e unido todo ello a los estragos de la dichosa crisis, el terreno está más que abonado para partidos como PODEMOS que ofrecen venganza a los numerosos descontentos. No estoy de acuerdo con parte de las acciones de gobierno del PP, pero, a falta de consolidar las prometedoras perspectivas económicas alcanzadas hasta la fecha, es la segunda vez que el PSOE nos hunde en la miseria y el PP nos saca de ella. Es una lástima que el peor de los juegos sucios de los populistas nos pueda llevar otra vez a la ruina. ¿Alguien cree aún que entre el PSOE y PODEMOS nos sacarían de la crisis? No me casaría con el PP sin condiciones, pero han demostrado claramente, y por dos veces, ser mejores gestores económicos que cualquiera de los demás partidos. Y no me sirve como argumento, ni a favor ni en contra, las repugnantes corrupciones de ambos partidos, porque, mientras no se cambien la Ley Electoral y la Ley de financiación de partidos, la corrupción seguirá afectando a todos más o menos por igual. Y, en igualdad de corrupciones, el PSOE nos hunde en las crisis y el PP nos saca de ellas. Saludos. Fico.

    ResponderEliminar