Google+ Followers

sábado, 29 de noviembre de 2014

CRUZADAS DEL SIGLO XXI



             Parece increíble, pero la sensibilidad humana por los problemas que consideramos ajenos, lejanos a nuestros intereses inmediatos, dura lo justo hasta que una nueva noticia tapa a la anterior.

          El hambre en el mundo, la muerte en la calle de un indigente, la decapitación de un periodista o un cooperante americano, el rapto de cientos de niñas, las muertes de adolescentes por sobredosis, las jóvenes explotadas sexualmente y tantas desgracias como a diario entran por nuestras retinas a través de los medios de comunicación, apenas permanecen en nuestro cerebro el tiempo que las imágenes, esas molestas imágenes, ocupan la pantalla.

          No todo el mundo es así, afortunadamente, pero no es precisamente la mayoría la que toma acción para remediar o paliar tanto sufrimiento. Hay una minoría, a todas luces insuficiente, que sufre con las desgracias ajenas y pone lo que tiene de su parte por remediarlo, con su dinero, su trabajo o simplemente, aunque muy importante, con su tiempo.

          La Iglesia Católica, a través de Caritas y otros organismos, Organizaciones No Gubernamentales, y algunas Instituciones públicas y privadas, hacen un esfuerzo digno de encomio, pero faltan recursos humanos y económicos para conseguir éxitos significativos. Los males enumerados al inicio de este artículo y otros similares y tan graves, siguen existiendo. Solo se consiguen paliar, en parte y en casos puntuales, algunas situaciones límite.

          La excusa que ponemos habitualmente es que hay demasiada  desgracia, demasiados males y que nuestras posibilidades de ayuda son muy limitadas, apenas una gota en un océano, pero no es más que una mala disculpa de quien solo piensa en sí mismo o como mucho en los suyos. Esa es la sociedad que hemos construido.

          Los países, sus gobiernos, son fiel reflejo de las sociedades de las que se nutren. No debe extrañarnos que sus comportamientos, en estas y otras cuestiones, sean similares. En esencia lo que criticamos es la falta acciones conjuntas de lucha decidida y eficaz para acabar con esos graves problemas de la humanidad.

          Se dice, por quien tiene datos fehacientes, que el hambre en el mundo, que tantas muertes ocasiona, fundamentalmente entre los niños, podría remediarse contando solo con los excedentes alimenticios que sistemáticamente se destruyen para mantener los precios del mercado.

          No digo que sea fácil, pero una acción coordinada y decidida de los cuerpos de seguridad de los países afectados en mayor medida por el narcotráfico, en la lucha contra esta lacra, conseguiría, al menos, una disminución de sus mortales  efectos. Lo mismo sirve para la lucha contra el tráfico de seres humanos, o la prostitución organizada, pero aquí también hay intereses de países, por extraño que parezca,  o incluso temor a las poderosas mafias que financian el terrorismo internacional, que impiden esa acción conjunta y decidida, poniendo más medios técnicos y humanos, es decir, más dinero.

          USA, Reino Unido y Francia se unen para luchar contra el Estado Islámico cuando los terroristas decapitan a periodistas y cooperantes de sus países y difunden en vídeo estos crímenes, pero no logran crear una coalición internacional, siquiera de los países objetivo de los terroristas, por temor a la reacción de sus sociedades, como ocurrió en España tras la invasión de Irak, criticable si se quiere, pero para nada causante del terrible atentado del 11M, como muchos, por intereses políticos, han querido hacer ver.

          Estamos hablando de problemas que afectan a la humanidad en su conjunto, más acentuados en unos países que en otros según el caso (hambre en África, narcotráfico y prostitución en Occidente, terrorismo yihadista en países islámicos y Occidente) y para cuya erradicación serían necesarias auténticas cruzadas empleando la tecnología y los medios de los que se disponen en el siglo XXI, todos los disponibles, lo que parece hoy por hoy imposible. Los intereses o el miedo coartan la acción de los gobiernos, que si fueran capaces de superarlo, si fueran capaces de actuar decidida y coordinadamente buscando la solución de estos graves problemas, sin duda lo lograrían.


          El hambre, el narcotráfico, el terrorismo dejarían de matar a miles de seres inocentes. Se necesitan autenticas cruzadas internacionales  para lograrlo, el enemigo es muy poderoso.    

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en que se deben aprovechar los excedentes de comida para ayudar toda esa gente del tercer mundo que muere de hambre. Pero antes una parte de ese sobrante debería ir a paliar el hambre los españoles que están en situación límite: Después el excedente, que será muchísimo, debe repartirse por el resto del mundo necesitado. En cuanto a tu afirmación de que el 11m. no estuvo relacionado con la participación de España en la guerra, supongo que estará basada en informaciones que hayas tenido del CNI con quien tienes o tenías buenas relaciones. Al resto de los españoles aún no nos han convencido de que esto sea así. Si no, ¿Cómo se explica el interés del gobierno de culpar a la ETA inmediatamente, y mantener la implicación de la banda hasta que no tuvieron más remedioque rectificar ante las evidencias?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto a los excedentes alimenticios, (en España no muere nadie de hambre, gracias a Caritas y otras organizaciones), si los países productores se pusieran de acuerdo en destinarlos a zonas deprimidas y los gobiernos locales no fueran tan corruptos e hicieran una rápida y eficaz distribución, te aseguro que se terminaba con el hambre en poco tiempo. Se de primera mano que hay alimentos que se pudren en estanterías porque no existen canales adecuados de distribución.
      Si las guerrillas y el terrorismo, que se sirven del narcotráfico y la prostitución, para financiarse la compra de armas (y hay países que se las venden) fuesen combatidos por coaliciones internacionales a modo de cruzadas, se erradicaban de forma definitiva en menos de un año.
      En cuanto al 11M, es muy llamativo que la opinión publica se quede tan tranquila cuando, despues de un juicio más mediático que eficaz, presidido por el juez Bermudez (su mujer escribió posteriormente un libro), no tiene respuestas sobre ¿quien, cuando y a cambio de que suministraron lo explosivos?, ¿donde los almacenaban? ¿por qué el "suicidio" masivo en el piso de Leganés de "todos" los autores materiales del atentado, que colateralmente costó la vida a un policia? ¿quien o quienes fueron los autores intelectuales? es decir, ¿quien dio las órdenes y cuando? ¿quien realizó la obtención de datos de los trenes, sus horarios, paradas, tipo y numero de pasajeros en hora punta, forma de transportar las cargas explosivas, lugares donde depositarlas sin levantar sospechas...? ¿por qué la precipitada destrucción de pruebas, incluidos todos los trenes, menos uno que se ha pasado años en una vía muerta sin que nadie lo investigara? ¿por qué los informes contradictorios de los especialistas de la policia? ¿por qué la aparición de pruebas falsas? ¿qué papel importantísimo, de cara a la opinión pública, jugó la cadena SER? La manipulación política del atentado por unos y por otros, incluido el lehendakari que fue el primero en hablar de ETA, ...
      En otro articulo reciente, decía que del asesinato del Presidente Kennedy, a pesar de haberse cumplido cincuenta años, se sabia muy poco y que la investigación había estado trufada se falsas pruebas que no llevaron a ningún sitio. Hoy no sabemos quien dio la orden de matarlo.
      Lo que si puedo "casi" asegurar es que el atentado de Madrid de marzo de 2004, empezó a plantearse antes del marzo de 2003, fecha de la invasión de Irak, y que la fase de planteamiento, reclutamiento e instrucción de los ejecutores materiales, acopio de explosivos y "elección de la fecha más adecuada" duró más de un año. Yo diría que lo iniciaron en 2001, tras el atentado de las torres gemelas de Nueva York, si no antes, incluso.

      Eliminar