Google+ Followers

domingo, 9 de noviembre de 2014

LA QUE SE AVECINA

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 8 de Noviembre de 2014


       A seis meses de las elecciones municipales y autonómicas de Mayo de 2015, día sí y otro también aparecen encuestas de opinión o intención de voto, patrocinada por diferentes medios de comunicación, que nos pronostican, en líneas generales, la caída estrepitosa del bipartidismo y el alza hasta la mayoría del populismo.

      Como aún queda mucho tiempo, al ritmo que vamos y sumando las del CIS y los medios, no bajaremos de unas treinta encuestas más, debidamente cocinadas para que salga lo que convenga, según a quien y cuando.

      No alcanzo a comprender como algunos medios están tan interesados en resaltar, y repetir hasta la saciedad, la que se nos viene encima con la victoria incontestable de Podemos y la práctica desaparición de PP y PSOE. Puede haber dos motivos: asustar a los votantes de los, hasta ahora, partidos de gobierno para que reaccionen, acudan a las urnas y recobren el voto perdido o por el contrario han sido seducidos por Pablo Manuel Iglesias y verdaderamente propician su triunfo.

      Sea cual sea la motivación, lo que no me cabe duda es de que todas las encuestas, incluidas las del CIS, pasan convenientemente por cocina. Un amigo, al que creo a pies juntillas, me comenta haber recibido una llamada de Metroscopia para preguntarle por su intención de voto, advirtiéndole previamente que solo estaban interesados en la opinión de las personas cuya edad fuera inferior a 55 años, los mayores no interesamos.

      Personalmente, esta vez por Internet, también he tenido la misma experiencia. En una encuesta de opinión, no para venderme un coche, una serie de preguntas previas personales, aparentemente inocentes, para terminar leyendo en pantalla: “Lo sentimos, no da Vd. el perfil requerido para esta encuesta”.

      Luego pasa que los resultados de las elecciones no se parecen demasiado a los pronósticos de las encuestas, que casi nunca aciertan. Ahora sabemos una de las razones: las encuestas eligen el perfil del encuestado y además, y sobre todo, los “encuestados” en las elecciones somos millones de españoles y las encuestas, incluido el CIS, no pasan de unos pocos miles convenientemente seleccionados.

        


1 comentario:

  1. Ya lo decía Churchill: solo creo en las encuestas que he manipulado". Respecto a Podemos, el asunto inquieta incluso a Marruecos. Esperemos que aquí sirva de revulsivo para políticos y medios de comunicación. Por otra parte, el bipartidismo ha pisado muchos callos a lo largo del tiempo y ahora hay quien quiere pasarles factura, fuera y dentro de los propios partidos.

    ResponderEliminar