Google+ Followers

sábado, 6 de diciembre de 2014

EDUCACIÓN, EDUCACIÓN Y EDUCACIÓN

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 6 de Diciembre de 2014, Festividad de la Constitución Española. Hoy cumple 36 años. Felicidades !!!


No es solo responder a un saludo o un correo, que también, se trata, fundamentalmente, del respeto a los demás, sea cual sea su condición o estatus social. En lo tocante a respeto, todos somos iguales, todos merecemos la máxima consideración por parte de nuestros semejantes. En eso consiste la educación.

Acaban de ocurrir unos lamentables hechos en Madrid con ocasión de un  partido de futbol con resultado de muerte, e inmediatamente se anuncian medidas drásticas para erradicar a los más fanáticos. Mientras, durante demasiados años, se han tolerado en los campos de futbol insultos a jugadores o colectivos de carácter racista o de suma gravedad, sin que los responsables deportivos o políticos hayan hecho nada para terminar con tan detestable costumbre.

Cuentan, y no acaban, de esos padres que ven en sus hijos futuras figuras del deporte que insultan y agreden a los árbitros y padres del equipo contrario como auténticos energúmenos.

Jugadores y técnicos españoles que trabajan en Gran Bretaña, sin negar la existencia de “hooligans”, se admiran, por contraste, del respeto de la inmensa mayoría de los aficionados hacia los jugadores propios o contrarios, con castigos ejemplares a quien intente romper las normas de buena convivencia.

No sé si asignaturas como “Urbanidad”, “Educación para la ciudadanía”, o “Ética” han servido para algo. El resultado no puede ser más desolador.

Los educadores se ciñen a las enseñanzas técnicas, primando la formación en conocimientos sobre la personal. Los padres, estas generaciones de padres actuales, han cometido dos grandes errores: el primero consentir y conceder a sus hijos todo cuanto ha estado en su mano, fundamentalmente cosas materiales, caprichos de niños consentidos que todo lo consiguen sin el menor esfuerzo y por otra parte, han pasado olímpicamente de inculcar a sus retoños unos mínimos y elementales valores morales.


Las generalizaciones inducen inevitablemente al error, pero se puede afirmar, sin temor a equivocarnos demasiado, que nuestra juventud, la juventud española del Siglo XXI, carece mayoritariamente de valores como el respeto a lo ajeno y unas mínimas nociones de civismo.

4 comentarios:

  1. Buenos días Jaime:
    hoy te has despachado bien en el periódico. Ya puedes suponer que coincido contigo. Lo malo es que los españoles de hoy no quieren asumir la responsabilidad de que son los padres los que deben educar a los hijos, por duro que esto sea.
    Les resulta más cómodo delegar en la escuela, olvidando que ésta sirve para instruir y sólo colateralmente para educar. No se enseña con la palabra y el ejemplo que hay que respetar al prójimo y que hay que ser leal y consecuente con determinados principios que hacen posible la convivencia. Así nos van las cosas.
    En fin, que voy a decirte.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente no sé porqué pero el nivel de maleducados en España, comparado con países de nuestro entorno e incluso con sudamericanos, es lamentablemente alto

    ResponderEliminar
  3. La cosa comenzó hace unos cuantos años. ¿Recordais los llamados niños llave?. Si, aquellos que llevaban la llave colgada para entrar en casa cuando salieran deel colegio porque sus padres trabajaban. A ello se sumó la denominada "movida". Muchos padres jóvenes seguian saliendo por la noche, dejando los hijos solos o con los abuelos. Sus hijos se criaron de "aquella manera" y hoy tienen sus propios hijos e incluso nietos. Por si fuera poco, apareció la moda de los psicoanalistas y sus teorías, en virtud de las cuales cualquier cosa podía suponer un trauma para el niño, que era intocable. Hoy siguen educando a sus hijos o ya a los nietos de la misma manera y claro, muchos niños obtienen lo que quieren sin problemas, parte por lo dicho antes y parte por comodidad de los padres. Resultado: no saben gestionar las pequeñas frustraciones de la vida, ese NO a tiempo para ellos ya no sirve porque nunca lo conocieron. Lo malo es que crecen y el mundo no les dice a todo que sí. Ahora hay una nueva moda con el síndrome de deficiencia de atención, otro camelo que sirve para medicar innecesariamente a los niños que lo unico que necesitan es más atención en casa. Y por supuesto, han trasladado su responsabilidad de padres al colegio. Unamos lo anterior con los móviles, las maquinitas de todo tipo, etc y tendremos el completo. Me gustaria saber que clase de conversaciones tienen en casa, si es que tienen alguna, que lo dudo.
    Saludos. M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo estar más de acuerdo con estos comentarios. Me temo que el problema es que ya no es a nosotros a quienes corresponde corregir tan grave error. Solo cabe esperar que, en algun momento, se imponga la racionalidad y se de un giro al sistema educativo de forma consensuada y completa hacia la formación en valores, el esfuerzo y el respeto a los demás.
      A partir de ahí, esos nuevos padres harán un país mejor. Aunque ya nosotros no lo veamos.

      Eliminar