Google+ Followers

sábado, 20 de agosto de 2016

EL SER HUMANO

Publicado en el diario de Cádiz el sábado 20 de Agosto de 2016


                    
         No existe en la naturaleza conocida (apenas una mínima parte del inmenso Universo) un ser, o máquina creada por el hombre, más complejo y perfecto que el ser humano.

         La anatomía humana, que tan bien conocen quienes han hecho de su estudio y “reparación” tan digna profesión, han tenido que repartírsela para mejor conocimiento, dada la complejidad de su estructura y funcionamiento.

         Solo hablando de los sentidos, olfato, oído, vista, tacto y gusto, cualquiera de ellos es una máquina perfecta que el hombre no ha sido capaz de construir ni remotamente. A veces esa máquina perfecta tiene fallos irreparables y desde luego fecha de caducidad que la moderna medicina, la alimentación, y el ejercicio físico logran retrasar.

         Pero si compleja y semidesconocida es la parte física del cuerpo, la parte espiritual (para los creyentes de las religiones monoteístas, es decir la mayoría) o intelectual (para los agnósticos) lo es en grado sumo. Los comportamientos de los seres humanos van desde lo más abyecto y rechazable, promovido muchas veces por el odio, otras por trastornos psíquicos o fanatismos rechazables, a los más sublimes, siempre promovidos por el Amor.

         En un extremo los asesinos (de alma o cuerpo) y en el otro los santos (creyentes o no), personas dedicadas, en cuerpo y alma, a hacer el bien a sus semejantes, personas que abandonan todo lo que tienen y se desplazan a países remotos a los que no ha llegado el desarrollo, o permanecen en sus países ocupándose de quienes, por enfermedad, situación social o cualquier otra circunstancia negativa requieren de ayuda.

         Y en medio, sin llegar a uno u otro extremo, estamos la inmensa mayoría de la humanidad, mediocres en muchos casos, incapaces de pensar en los demás antes que en uno mismo, con nuestros pequeños odios y rencores, sin saber perdonar a quienes nos ofenden y que son causa de tantos males.

         Difícil, si no imposible, penetrar en el pensamiento de otro ser humano, qué le impulsa a hacer el bien o el mal. Psicólogos y psiquiatras, con su formación y experiencia lo intentan, cuando la ocasión se les presenta, pero no suelen ser los criminales quienes acuden a sus consultas.  

7 comentarios:

  1. Bravo Zulu. Un abrazo fuerte. Fede

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado esa forma de decir lo difícil que resulta despejar la incógnita de cualquier ser humano (no digamos nada si algunos tienen, además, varias incógnitas!!!!). Otro abrazo Pacopepe

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, viene bien en el "relajado" agosto. Rodrigo

    ResponderEliminar
  4. Cierto así es la complejidad humana. Entre el bien y el mal solo hay un pensamiento que lo mueve todo y ese pensamiento esta compuesto por pequeñas células desarrolladas y pensadas en ese maravilloso laberinto de masa gris. Dificil llegar ahí, nos tenemos que conformar con la idea de que hay tantos pensamientos como personas hay en el mundo. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lucía, esa complejidad tan extraordinaria debería hacernos pensar en muchas cosas que habitualmente no nos planteamos. Ojalá sirva para que algunos hagan esa reflexión.

      Eliminar
  5. Si, Jaime, nuestro cuerpo es un complejo organismo que necesita la atención y cuidado de diversos especialistas, a veces demasiados, y más con el paso de los años. y aquí, por desgracia , no hay plan renove.
    Abrazos. Salvador

    ResponderEliminar