Google+ Followers

viernes, 8 de julio de 2016

EL FALLO

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 9 de Julio de 2016


                          Fallo es la palabra que empleamos cuando algo o alguien se equivoca o comete un error. También se emplea para definir la sentencia que se le da a un juicio.
          Curiosa coincidencia que es como decir que todas las sentencias o fallos judiciales son erróneas, equivocadas, según la definición. No me atrevería yo a tanto, pero la palabra invita a pensar  y, por lo menos, suscitar dudas en cuanto a la equidad, imparcialidad y objetividad de los fallos.
          Se dice que la justicia lenta no es justicia, lo cual es equivalente a decir que,  dado el tiempo transcurrido, por lo general, desde el inicio de un procedimiento judicial hasta su conclusión, salvo honrosas excepciones y a pesar de las nuevas disposiciones que fijan plazos de seis meses, no puede llamarse justicia a lo que imparten mucho magistrados en nuestro  país.
          José María Michavila, secretario de Estado de Justicia del Gobierno del PP y Juan Fernando López Aguilar, secretario de Libertades Públicas y Desarrollo Autonómico de la ejecutiva federal del PSOE, tras cuatro meses, reuniones formales, almuerzos y cenas, cientos de llamadas en secreto, elaboraron el primer y único “Pacto de Estado para la reforma de la Justicia”, un hito jamás conseguido en la historia de España. Un pacto de tal trascendencia que pretendía recuperar, según PP y PSOE, “un siglo muy en blanco en la historia judicial de España”.
          Un documento de 20 páginas y 23 puntos que, a pesar de su necesidad y urgencia, a pesar del acuerdo alcanzado por los dos partidos mayoritarios, a pesar de esfuerzo puesto en su elaboración, es hoy papel mojado. Falta personal, faltan medios informáticos, falta coordinación y comunicación entre los juzgados. No hay sitio en una columna para entrar en detalles.
           Estábamos en 2001, con Ángel Acebes como Ministro de Justicia, con más de 20 leyes para revisar, tres millones de asuntos pendientes en los juzgados y una opinión abrumadora contra el funcionamiento lento (82%) y malo (46%) de la justicia, que se impusieron a los intereses partidistas.
          Han pasado 15 años y ¿En qué ha mejorado la Justicia?

1 comentario:

  1. Muy bueno, Jaime. Esta es otra de las reformitas que el PP se ha dejado en el tintero. ¡Para qué meterse en líos!

    ResponderEliminar