Google+ Followers

sábado, 25 de julio de 2015

TURQUIA ENTRA EN LA GUERRA



               Un atentado contra un puesto fronterizo de Turquía, con el resultado de un militar muerto y dos heridos, ha sido el factor desencadenante de la entrada del país euroasiático en la guerra que algunos países occidentales mantienen con el Estado Islámico (DAESH) y que S.S. el Papa Francisco calificó como “una Tercera Guerra Mundial combatida por partes”, en su visita a Bosnia de junio pasado.

Trescientas detenciones simultáneas, de posibles terroristas yihadistas, kurdos y militantes de extrema izquierda (curiosa mezcla), han acompañado a los bombardeos de los cazas turcos sobre posiciones del DAESH en Siria que han causado 35 bajas.

Para que no quepan dudas de la implicación de Turquía en esta IIIGM, a lo anterior hay que añadir la autorización a los bombarderos norteamericanos para utilizar la base aérea de Incirlik, en el este de Turquía.

Hoy mismo, nuestro Ministro de Asuntos Exteriores, García – Margallo, contaba en una emisora de radio que el avance territorial de los yahadistas es muy importante y lo ilustraba diciendo que en una reciente reunión de ministros de exteriores europeos, al iniciarse, el Estado Islámico ocupaba 100 Kms. de la costa de Libia y al terminar, la zona ocupada era ya de 200 Kms.

O los occidentales nos tomamos en serio, nuestros gobiernos y oposiciones políticas quiero decir, todos a una, esta IIIGM o pagaremos muy caro las consecuencias de su ceguera.

Mientras estos nuevos políticos, por llamarles de alguna forma, se dedican a quitar bustos del Rey Juan Carlos y fotos de su hijo el Rey Felipe, o cambiar nombres de pabellones deportivos, como si fuera lo más urgente del mundo, por ahí fuera, y aquí dentro, se está librando una batalla de la que depende nuestro futuro como civilización occidental y nuestras vidas.

Que un ataque al puesto fronterizo turco y la muerte de un militar haya “despertado” al gobierno turco, tan dubitativo hasta ahora, a pesar del atentado del pasado día 20  en la ciudad de Suruc, cerca de la frontera con Siria, que causó 31 muertos civiles, obedece, sin duda, a la presión de los militares turcos sobre su gobierno, hartos de la pasividad a la que tantos políticos occidentales nos tienen acostumbrados.

Muchos militares, turcos y no turcos, observan con indignación los flagrantes incumplimientos de las leyes, que los políticos no se atreven o quieren corregir.  Muchos militares, Servicios de Inteligencia y Fuerzas de Seguridad están hartos de advertir a sus políticos de los peligros de ciertos comportamientos de nacionales y extranjeros, en cumplimiento de su obligación de velar por la seguridad del país y protegerlo de sus enemigos externos e internos.

Lo que está pasando en Turquía, con el DAESH en su frontera, aun no lo vemos por aquí, pero solo digo aun. De no pararlos cuanto antes no se sabe si sus continuas amenazas de reconquistar Al Ándalus serán algún día realidad. Mientras nos entretenemos en pelearnos entre nosotros.

Estamos en “Alerta 4” por temor a un más que probable atentado terrorista, solo un escalón menos que la máxima alerta que ye tienen en países como Francia e Italia, con el Ejército en la calle protegiendo instalaciones y edificios estratégicos. Y aquí, nuestros políticos tocando el violón: “que este se pone corbata”, “que si la otra es lesbiana”, “que hay que cambiar tal nombre”, “que quien saca la bandera más grande”, “que vamos a suprimir las Misas” (a ver si se atreven a prohibir la llamada al rezo de los imanes desde el minarete, altavoces incluidos)…

Menos mal que Ejercito, CNI y Fuerzas de Seguridad no bajan la guardia. ¡¡Dios nos coja confesados!!

10 comentarios:

  1. Para echarse a temblar. !Pobres generaciones futuras...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya van por 600 las detenciones en Turquía y Tunez acaba de aprobar una nueva Ley de Seguridad Ciudadana que los "progres" de aquí llamarían "Ley Mordaza" o peor. No se entiende la postura de algunos partidos políticos que miran para otro lado, cuando no se dedican a atacar a quien se atreve a hacer algo para preservar nuestra seguridad.

      Eliminar
  2. Querido Jaime:
    Me está haciendo pensar tú última entrada en el blog "Turquía entra en la guerra", además hoy día del Apóstol Santiago, patrón de Las Españas. Tienes toda la razón en la reflexión sobre la pérdida de energías con temas absurdos, cuando estamos al borde del precipicio. Me ha llamado especialmente la atención la última frase, sobre todo viniendo de ti. Ahora el problema es que el Ejército, el CNI y las Fuerzas de Seguridad, están dirigidas por los políticos que nos llevan irresponsablemente hacia el precipicio, tanto en el interior como en el exterior. La pregunta no tarda en venir a la mente ¿qué podemos hacer para evitar el precipitarnos al abismo?
    Gracias por suscitar reflexiones como esta.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu reflexión. Si todos los españoles fuéramos conscientes y nos hiciéramos esa misma pregusta, la respuesta sería muy fácil: Puesto que somos, todavía, una democracia, la respuesta está en la urnas. Ahí es donde podemos y debemos cambiar las cosas.
      El problema es que no muchos, o no los suficientes, de nosotros nos hacemos esa reflexión. Hay quien todavía no ve el peligro.
      Los que tenemos la posibilidad de exponer públicamente nuestras ideas a través de los m.c.s., debemos insistir tratando de convencer a quienes nos oyen o leen.
      Claro, hay que contar con unos políticos que sientan las mismas inquietudes. Somos muchos, yo diría que mayoría significativa. No nos quedemos en casa cómodamente. Participemos en la vida pública con nuestras ideas. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. El mundo se está volviendo loco, la vida no tiene valor, los principios y las buenas maneras se han perdido...
    En fin, que tengas un buen día. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Buen artículo y preocupante. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. Jaime, como siempre he leído tu columna, esta vez con mayor atención porque en ella hablabas de Turquía, país que conozco bastante - así como a los kurdos de una u otra adscripción- y cuya evolución política y social sigo puntualmente.
    Permitirme que te diga que en tu texto mezclas cosas que no deberían entreverarse: La intervención de Turquía -tan tardía y aun extremadamente dubitativa- en la confrontación contra el DAESH responde a cuestiones ajenas a la voluntad del actual poder político turco. Por un lado es la consecuencia de presiones cada vez menos resistibles por parte de Washington ( que al final ha tenido que enseriarse con Ankara), a la actual debilidad del partido gobernante que tres meses después de las elecciones no ha conseguido formar un gobierno de obligada coalición y finalmente a la necesidad de mostrar firmeza frente al islamismo yihadista del Daesh ante los electores que le dieron la espalda en los últimos comicios, los cuales pudieran ser de nuevo convocados a las urnas después del verano si el AKP de Erdogan sigue sin poder formar gobierno.
    En segundo lugar es una especie de cortina de niebla que los halcones del partido islamista de Erdogan utilizan para romper las negociaciones con el PKK que, después de dos años, se habían ido estancado en los últimos meses y además justificar sus recelos o aversión a los kurdo-sirios del YPG que luchan denodadamente contra el Daesh, aunque en cierta sintonía con el gobierno de Assad ( por otro lado defensor de cristianos de todas las iglesias orientales, incluida la católica), al que Erdogan, muy en la onda de los Hermanos Musulmanes, se ha empeñado en derrocar.
    En tercer lugar es una reacción a dos factores muy importantes para Turquía, interior el primero y externo el segundo: el estancamiento económico con inicio de declive del país como consecuencia de políticas expansivas erradas ( lo cual influyó en los pobres resultados del AKP en los comicios de hace tres meses y la crisis política a que está dando lugar) que trata de hacer olvidar con un liderazgo violento y poco meditado como es su irrupción súbita en el conflicto, y por otra parte la marginación de Turquía en el reciente Acuerdo de Ginebra entre Irán y el G5+1, que cierra el paso a las aspiraciones de Ankara de resucitar un a modo de "protectorado neo-otomano" sobre buena parte del convulso Oriente Medio. Erdogan tiene que demostrar que Turquía sigue existiendo....
    No quiero cansarte más, Jaime, pero respecto a los temores que manifiestas sobre hipotéticos enfrentamientos casi apocalípticos entre el Islam radical y el Occidente cristiano -que naturalmente yo no veo ni utilizando el microscopio electrónico, por más insensateces con que se despache nuestro inefable MI- , déjame que te cite a un escritor libanés y cristiano, enormemente sensible a los tornados que desde hace ya más de un siglo asolan su región de origen:" Adam (el personaje principal de una reciente novela suya titulada "Los Desorientados", historiador de oficio) nos ha dicho que el siglo XX sufrió dos grandes calamidades: el comunismo y el anticomunismo. -Y en el siglo XXI asistiremos también a dos formidables cataclismos- predicó el historiador-: el islamismo radical y el antiislamismo radical. Lo cual nos promete a todos un siglo de retroceso humano".
    Un abrazo y siento haberte largado este extenso exordio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido,
      De esto sabes tu mucho más que yo. Si te fijas, he querido llevar el ascua a la sardina española.
      Me parece tan acertado tu análisis que, si me lo permites, y omitiendo cualquier signo identificador, lo voy a colgar en mi blog.
      No tengas reparo en corregirme en todo aquello que consideres oportuno, sobre todo en temas que me consta conoces perfectamente. Estos comentarios, como los de algun otro amigo que lo hace frecuentemente, mejoran y enriquecen el contenido del blog e informan mejor a los muchos (afortunadamente) lectores con los que contamos.
      Tu último párrafo no se si me tranquiliza o me inquieta aun más. Simplificando mucho y aunque no corrió la sangre en países como Checoslovaquia, la verdad es que faltó poco, (yo estaba allí), las guerras de Yugoslavia de los 90 y su desmembración, acabaron, por el momento, con el conflicto comunismo/anticomunismo, pero como sabes, se puede reactivar en Ucrania (donde siguen muriendo todos los días) o cualquier otra república del antiguo Pacto de Varsovia, p.e. en el Báltico, donde Putin ponga primero el ojo y luego la bala.
      ¿cual sería el escenario de este otro conflicto del S.XXI? ¿Al Andalus? O más probablemente esos otros países, como Francia, que cuentan ya por millones a sus musulmanes pacíficos, pero nada integrados y de donde salen diariamente para incorporarse al DAESH.
      La verdad es que la escalada del DAESH no es nada tranquilizadora, y sus atentados frecuentes y cruentos en países tan próximos como Túnez y Francia, no deberían hacernos bajar a guardia.
      Muchas gracias y un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. Querido Jaime, en verdad que me reconforta que puedan haberte servido mis comentarios y por lo que a mi respecta puedes colgarlos donde creas más pertinente.
    En cuanto la amenaza actual para España, por un lado y para nuestro entorno europeo por otro,del yihadismo más cantarín, por más espeluznos que nos quieran impartir no acabo de verla. No pierdo de vista el 11-M y la demoledora sorpresa que supuso para las instituciones de Seguridad, pero precisamente porque ocurrió y porque a partir de entonces no solo nosotros sino el resto de nuestro entorno europeo puso mucha más carne en el asador securitario, una debacle como aquella es difícil que suceda. Lobos o chacales solitarios, pirados de cualquier laya atraídos por los mensajes lisérgico-religiosos de los sargentos reclutadores del Daesh saliendo de nuestras fronteras con pocas posibilidades de regresar enteros, pirados de diversa laya---. pues claro que existen y van a seguir existiendo, pero su letalidad ( estadísticamente al menos) es bastante restringida ( entre los muertos causados por atentados de raiz yihadista en Europa durante los cinco últimos años su número no llega ni a la mitad de los ocasionados por el neoracista sueco hace cuatro años..., y a nadie se le ocurre montar dispositivos de prevención obsesivos para controlar la actividad y evangelización de los partidos racistas europeos, en constante avance sin embargo ) pero no para de ello derivar una amenaza existencial contra Europa, a menos que uno se crea que el Islam va a conquistar nuestro continente a base de la alta productividad del vientre de sus mujeres, como un acreditado tertuliano me espetaba hace una semana en un programa televisivo.
    Por más que los mcs se afanen en meter en el mismo saco lo que ocurre en Mali, Nigeria, Kenya; Libia, Siria-Irak, Líbano, Turquía,Afganistán, Pakistán y cualquier otro país donde locos con kufiyah pretendan degollar a mayor gloria de Allah, la cosa no funciona así: la coalescencia del mundo musulmán solo ocurrió en verdad en el primer siglo de la Égira, y a partir de ahí lo que ha ocurrido en él es una búsqueda angustiosa para salvar aquella antigua civilización de un continuo deterioro, sin encontrar la fórmula, precisamente porque no se ha producido una reforma religiosa que adaptara el mensaje de Mahoma a la evolución de los tiempos. Lo malo del asunto es que al cristianismo le costó esa adaptación alrededor de 16 siglos y muchos millones de muertos en despiadadas guerras de religión y enloquecidas Fallas inquisitoriales. Esperar que el Islam, muchísimo más disgregado geográficamente, en menos de 13 siglos resuelva ese problema que lastra su visión del mundo, resulta bastante utópico y por ello no es de extrañar que no solo nuestra generación sino que la de nuestros hijos y nietos tengan que sufrir los sangrientos coletazos de esa inevitable crisis. Rasgarse las vestiduras por algo que podemos anticipar y por ello controlar en cierta medida, resulta excesivamente farisaico...
    Es fácil crear monstruos de cartón piedra para controlar a poblaciones amedrantadas, lo que es más difícil es dejar de demonizar a aquellos que sufren los mordiscos de periódicas plagas de alacranes y tratar de ayudarles a fumigar la invasión.
    Un abrazo y perdón por el nuevo "cilindro",

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido, Nada de "cilindro".
      Me parece muy interesante tu punto de vista y muy fundamentado, aunque no coincidamos en el análisis prospectivo. Cada uno tiene sus propias experiencias y opiniones, todas respetabilísimas y por ello con cabida en este blog.
      Seguramente surgirá el siempre enriquecedor debate de ideas. Con ese objetivo publico cada semana, para hacer pensar y transmitir mis propios pensamientos, acertados o no.
      Te agradezco mucho tus interesantes aportaciones que, como te decía,,enriquecen a este blog.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar