Google+ Followers

sábado, 18 de julio de 2015

PAREN QUE ME BAJO

 Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 18 de Julio de 2015


           Magnífica tribuna de Antonio Porras en el Diario de Cádiz el domingo, titulada “Ideologías y Guarradas”. Termina con esta frase: “A veces parece que la humanidad civilizada cabalga imparable en su camino de regreso hacia los árboles”.  Y lo ilustra con el siguiente razonamiento: “a cualquiera podría parecerle una grosería injustificable, una auténtica guarrada, pero ahora resulta que no solo es una cuestión ideológica, sino de libertad de expresión y hasta artística”. La “artista” es, la militante de Podemos Águeda Bañón,  jefa de prensa del Ayuntamiento de Barcelona y “actriz postporno”.
         Otro artículo reciente en nuestro Diario describía con estupor algún acto público, que les ahorro, “como si fueran una pareja de monos en el zoo”. La humanidad, esta humanidad tan avanzada, tan progresista del Siglo XXI ha perdido los valores, el sentido común, la vergüenza y la educación.

         Estos progres desconocen que la educación no es más, ni menos, que el respeto a los demás. Comer con la boca cerrada no mejora el metabolismo, lo hacemos así porque el de enfrente no tiene por qué soportar el espectáculo nauseabundo  de nuestra masticación. Responder a un saludo, contestar un correo, son muestras de consideración hacia el otro.

         Enseñamos, o deberíamos enseñar, a nuestros hijos a ceder  un asiento, en señal de respeto a los mayores, a ayudar a una persona impedida que lo necesite. Enseñamos, o deberíamos enseñar, que hay actos fisiológicos, comunes a todos, que debemos realizar en privado y sin publicidad, simplemente por respeto a los demás.

         En definitiva, la buena educación, esa que se transmite, o debería transmitirse, de padres a hijos no es más que una serie de normas de respeto a nuestros semejantes.

         Siglos de avances espectaculares en las ciencias conviven con el retorno a la selva de muchos habitantes de este planeta. Si este  es el mundo que nos ofrecen estos autodenominados progres, párenlo que me bajo.

         

3 comentarios:

  1. Simplemente con que la sociedad actual sea educada al "estilo antiguo" muchas cosas mejorarían. Lo incómodo es salir a la calle y encontrar cosas y gentes rechazables en la calle, en el metro, en las tiendas... Parece como si todo aquel con el que nos cruzamos sean, si no nuestro enemigo, nuestro adversario o añl menos ese individuo que va ahacer algo molesto. Y es que a veces es verdad, porque es así.
    "von Thies"

    ResponderEliminar
  2. Cataluña está enferma. Se ha estado drogando los últimos 35 años y ha perdido el sentido. Partiendo del legítimo deseo de independencia reconocido por la Constitución, cuando se persigue por medios legítimos, pero previendo el mal pronóstico y el larguísimo proceso por tal camino si la decisión la votaba todo el país y no sólo ellos. Se fueron por el atajo de lo ilegítimo: la mentira y la manipulación histórica, la siembra del odio a todo lo español en los medios públicos y privados (subvencionados) de información, y sobre todo en la enseñanza pública y privada, creando año tras año generaciones de jóvenes ignorantes intoxicados de odio a España.

    Hasta llegar a la actual dejación del gobierno de la Generalitat, para dedicarse por entero, con el dinero también de los no independentistas, a la campaña independentista. O sea, robando a media Cataluña contra la otra media, con el fin de llegar a hacerse con el poder judicial para garantizarse así (como sucedió ya con el viejo caso BancaCatalana) la impunidad de los que robaban para sus insaciables bolsillos, y los de los partidos, en nombre de lo que lo que robaban para financiar el independentismo.

    Y a base (como todos los totalitarismos) de escucharse sólo a sí mismos, se han acabado creyendo sus propias mentiras y autoalabándose (como Hitler) por la forma tan “democrática” en la que lo han estado haciendo. Y ahora cuando les dices que llevan todo ese tiempo inmersos en métodos propios del más puro fascismo nacional-catalanista se rasgan las vestiduras y te tratan de hereje.
    Para ellos lo democrático en una sociedad bilingüe no es, como en el resto del mundo, aquella en la que se imparten ambas lenguas al 50%, y se compensa con apoyos el desequilibrio natural que ambas alcancen por cuestiones demográficas, porque aquí hay que salvar al catalán que está en desventaja, para lo cual se inventa un término demagógico llamado: “Inmersión lingüística” con el cual lo que se busca no es compensar un desequilibrio sino el exterminio del español, por asfixia y odio, sumergido (ahogado) en la enseñanza única del catalán. Y como para ellos esto es “lo democrático”, cualquier intento de equilibrar la cosa es tachada de anticatalanismo fascista.

    Lo curioso es que se llega a este absurdo cuando una parte de una sociedad, tradicionalmente culta pero ya drogada por la mentira independentista, se mete en un callejón sin salida y en lugar de decirse: “Pues tendremos que trabajar para cambiar la ley”.Va, y en el colmo del infantilismo se dice: “Pues si es imposible por métodos legales tendré derecho a recurrir a los ilegales”. O sea, lo mismo que dicen los ladrones de Bancos y los niños que pegan a otros niños para quitarles sus juguetes...

    Mientras la otra mitad no independentista de esa misma sociedad, ante tal aberración masiva, en lugar de enfrentarse al fanatismo desatado incapaz de dialogar más que con sigo mismo, decide callar y no perder el tiempo enfrentándose a quienes están condenados a darse de bruces con la dura realidad de la ley. Con el inconveniente de que los otros, al creer que el que calla otorga, se crecen. Pero, no amigo, no: ¡no otorgamos, no! Y te encontrarás con la cruda realidad, dejando en ridículo y desprestigiada y odiada frente a toda España a TODA Cataluña (a la que tú has acusado de robarte, cuando tu estabas robando a toda España).
    Así lo veo yo, pero falta que en tiempos de populismo la LEY logre imponerse.

    Antes existían valores llamados “Sentido de Estado” y “Leal oposición”. Hoy, desgraciadamente, ambos parecen haber vuelto a los árboles. El Sentido de Estado está en paradero desconocido y la Leal Oposición, como vi calificar a un indigente el cadáver de un recién asesinado: ¡está mayormente guarreras!

    Saludos. Fico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El regreso a los árboles es imparable, a no ser que esa "mayoría silenciosa" deje de dormir la siesta y haga lo que tiene que hacer. Pocas esperanzas tengo de que sea así. Ni siquiera se movilizan para ir a votar. El resultado es evidente.

      Eliminar