Google+ Followers

sábado, 10 de enero de 2015

TERRORISMO GLOBAL



         Que vivimos en un mundo global nadie lo niega. Para lo bueno y para lo malo, esta humanidad del Siglo XXI, gracias al tremendo avance de las comunicaciones, es cada día más dependiente de lo que ocurre a veces a miles de kilómetros de distancia.
         
          Los medios de comunicación, las redes sociales, nos hicieron vivir simultáneamente con los habitantes de Nueva York aquella terrible tragedia del 11S de 2001, más tarde en nuestro Madrid, y luego Londres y antes Casablanca y tantos lugares del mundo donde ese terrorismo fanático pone sus destructoras garras.

          Ahora ha sido París. Hemos visto rematar en el suelo a un indefenso policía, musulmán también por cierto, casi mientras se producía, como vimos las bombas de la maratón de Boston o vemos decapitar a periodistas y cooperantes en vídeos macabros que solo persiguen sembrar, aun más, el terror. El temor que les tenemos a que la próxima vez, porque habrá próximas veces, así en plural, no nos toque a nosotros o nuestros seres queridos.

          Es obligado escribir hoy de esta plaga universal que no respeta nada, ni siquiera a los de su misma creencia religiosa que no interpretan sus preceptos como a ellos les gustan. Al Qaeda, Boko Haran, Estado Islámico, qué más da. Ahora están en una pugna entre ellos para demostrarse mutuamente quien es el más fuerte, el más salvaje, y lo hacen con las vidas que se ponen en su camino: niñas en Nigeria, cristianos en Siria e Irak, occidentales donde quiera que se hallen…todo vale.

          No es la primera vez, ni desgraciadamente será la última, que hablemos de este tema en el blog, en entrevistas de prensa o en charlas públicas,  cuando, al referirnos al trabajo de los Cuerpo y Fuerzas de Seguridad del Estado y sus Servicios de Inteligencia, agradecemos públicamente su impagable labor preventiva. Solo en el año 2014, en España, se han hecho 47 detenciones de potenciales terroristas y abortado 12 posibles atentados, según declaración de la Vicepresidenta del Gobierno responsable del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

          No se trata de alarmar, la alarma sin datos concretos de un hecho terrorista que se prevé, no tiene ningún efecto positivo, más bien al contrario. La alarma debe hacerse pública solo cuando se posean, de forma muy concreta y cierta, elementos que permitan minimizar o evitar daños.

          No se trata de alarmar, pero sí de concienciar. Hacer ver al país que existe un peligro cierto de que estos actos terroristas se repitan mucha veces, en lugares distintos, con objetivos inesperados, con bombas, terroristas suicidas o ametrallamientos, como el 7 de este mes en París. La ventaja del terrorista, lo he dicho muchas veces, es que tiene de su parte el factor sorpresa. Elije el objetivo, el lugar, la fecha y hora y el medio a emplear. Todo lo decide él, o ellos, y no tiene prisa, espera a que las circunstancias le sean favorables y además no aprecia su propia vida.

          Como hemos visto en tantos casos a lo largo de estos últimos años, no es precisa provocación alguna para ser objetivo del terrorismo yihadista, sin embargo, quienes en uso de su libertad de expresión tienen la osadía se criticar al fanatismo islamista, saben que sus vidas están seriamente amenazadas, como es el caso del escritor británico de origen indio, Salman Rushdie, autor del libro “Los Versos satánicos”, publicado en 1988, que le valdría una condena a muerte en un edicto religioso, o fatwa, emitido por el ayatola Jomeini, acusándolo de blasfemo. Sigue vivo, pero con medidas permanentes de protección para él y su familia.

          Los dibujantes del semanario satírico francés Charlie Hebdo, han venido siendo objeto de amenazas y ataques hasta llegar a los terribles asesinatos del pasado miércoles día 7, y el novelista francés Houellebecq, que publicó ese mismo día su obra Sumisión, en el que plantea la posibilidad de una Francia musulmana en 2020 con un Presidente musulmán en el Elíseo, solo se desplaza acompañado de una fuerte escolta personal. El Islamismo radical no admite críticas, ni satíricas ni serias, solo permiten la tolerancia absoluta a sus ideas, costumbres y métodos.

          En Francia, donde casi seis millones de su población es musulmana, y sobre todo en París, existen barrios habitados exclusivamente por emigrantes procedentes de países islámicos, en los que hace pocos años hubo graves disturbios, y donde no permiten el acceso a la policía francesa.

          La Policía, los Servicios de Inteligencia, valiéndose de los modernos medios de interceptación de señales, buscan, casi como una aguja en un pajar, una pista que les lleve hasta un posible terrorista. Otras veces, la colaboración ciudadana, ante un comportamiento llamativo, da la voz de alarma. Y muchas veces, infiltrados en redes terroristas son quienes proporcionan los datos para abortar posibles atentados.

          A nadie se le escapa lo difícil, complejo y arriesgado de este trabajo, pero también la necesidad perentoria de contar con hombres y mujeres dispuestos a realizarlo.

          Cuando se produce un atentado como 11S en Nueva York, 11M en Madrid, 7J en Londres o el miércoles pasado en París, podemos decir que en esta lucha desigual, han fracasado quienes tenían que evitarlo, pero a continuación hay que añadir que solo en España, en un año, se han evitado 12 posibles atentados, lo que quiere decir varias cosas:
-       Primero, que hay que dotar a los Cuerpo de Seguridad y Servicios de Inteligencia de todos los medios que sean necesarios, por caros y sofisticados que sean, y las licencias legales para usarlos.
-       Segundo, que hay que concienciar a todos los ciudadanos del peligro que supone la existencia del fanatismo criminal y de la importancia de su colaboración en la detección de posibles terroristas. Y
-       Tercero, pedir a los países unidad de acción, colaboración con todos los medios disponibles, sin reservas, sin anteponer intereses propios, económicos, estratégicos o de cualquier otro tipo, al bien común que supone erradicar el terrorismo.

Si no se llega a acuerdos, si no se ponen los medios, si no se conciencia a la ciudadanía, solo nos quedará seguir llorando a nuestras victimas y esperar un nuevo zarpazo del terrorismo fanático.


7 comentarios:

  1. Tenemos que estar con Francia por nuestro interés, aunque ellos con la ETA estuvieron correosos temporadas muy largas. La reacción mundial impresionante Francia 12 y España 191 ( 11M). No me alegro del mal ajeno, pero prefiero que haya sido en Francia. Si aquí mata la policía a 4 rehenes ni te cuento. Pieza fundamental en todo esto "la inteligencia", Felix Sanz Roldán y sus muchachos deben estar bien ocupados. Hay que tener cuidado con los musulmanes buenos, porque según la reacción hay riesgo de que se encabronen y aumente el voluntariado terrorista. Los del atentado Charlie Hebdo demostraron profesionalidad y posiblemente no sean lobos solitarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Amenaza gobal, respuesta global. No valen tibiezas ni medias tintas. Como tampoco vale, en aras de la libertad de expresión la ofensa gratuita a las creencias de un cristiano, un budista o un musulmán. Y que todo el peso de la ley, de nuestra ley, a la que han de someterse cuantos libremente han decidido vivir con nosotros, caiga sobre quienes subvertir nuestra civilización al tiempo que se aprovechan de ella. No cedamos un ápice.

    ResponderEliminar
  3. Bien, hablamos de concienciación, pero ¿hay concienciación política? ¿y europea?. No, y mientras no la haya y cada cual siga viendo las cosas "a su manera" no lograremos nada, para beneficio de los yihadistas. ¡Qué gran visión de futuro lo de la alianza de civilizaciones!!

    ResponderEliminar
  4. Todos lleváis razón en lo que decís, pero se os ha olvidado algo, que según mi forma de pensar, tiene también su importancia, y es simplemente hablarle en el mismo idioma que hablan ellos; ellos hablan con pistolas pues hablarles con lo mismo.
    Yo no soy partidario de matar a nadie, pero visto lo que vemos, no estaría de más establecer un cuerpo para exclusivamente luchar contra esta plaga, atacándoles igual que ellos hacen, que se den cuenta de lo que ellos supone.
    Esta solución está en manos de los políticos, y si los políticos no se quieren mojar, que se vayan a sus casas, pero a grandes problemas hay también que aplicar grades soluciones,

    ResponderEliminar
  5. El problema es más grave de lo que parece. No se trata de un enemigo al uso, definido claramente, concentrado en uno o varios puntos, al que se puede atacar por medios convencionales. Durante años se les ha estado dando mucha cuerda con distintas excusas y ello ha provocado un adoctrinamiento, favorecido por las redes sociales, que ahora es muy difícil de parar. ¿Cómo podemos des-adoctrinarlos? De momento sólo tenemos medidas preventivo-reactivas, pero hay pocas e insuficientes pro-activas. Aquí tendrían que implicarse más Google y demás, pero...¿qué hacemos con los que ya están fanatizados?.

    ResponderEliminar
  6. El del 11 de Enero, dice que se le hable con pistolas, con lo mismo que hablan ellos.
    Me parece bien, y además ya se demostró cuando los GAL; era en lo único con lo que yo estaba de acuerdo en la forma de,actuar del Psoe,por los resultado que se obtenían, lo malo es que cuando se descubrió el pastel de como funcionaba aquello, ya no estuve de acuerdo ni con eso.
    Pero si eso se hace con la venia de quien tenga que darla, esos hijos de mala madre,se lo pensarían cuando matasen a sus familiares.
    Y también estoy de acuerdo con eso de a grandes problemas grandes soluciones. Cualquier cosa sería buena con tal de que se dieran cuenta de que lo que la gente quiere es vivir tranquilos e ir por las calles sin miedo de que puedan mandar al otro barrio sin despediré de nadie. Habría que empezar por los que arrastran a las masas, si cortas la cabeza lo demás ya no funciona.

    ResponderEliminar
  7. El problema que nadie quiere enterarse es que no hay islamismo radical hay Islam Mahoma escribio el Coran en dos veces La primera en la Meca ( cuando estaba en minoria) La segunda en Medina ( Cuando ya era un Señor de la guerra) La primera habla de paz amor llevarse bien La segunda de agresiones y asesinatos Preguntado por esa contradicicon Mahoma respondio "Dios es todopoderoso puede cambiar de idea". En ese mismo instante derogó todo el coran que habia escrito en la Meca Solo queda en pie las salvajadas de Medina. Ademas esa "religion" les adiestra para mentir (Al taqiyya) en agredir y asesinar (Yihad y Fitna) etc etc Nosotros tenemos un refran "Donde fueres haz lo que vieres" Los Arabes tienen otro "Besa solo la mano que no puedas cortar" igualito, no te agrederan pero solo mientras no puedan hacerlo. Decia Kemal Ataturk "El Islam, esta teología absurda de un beduino inmoral, es un cadáver putrefacto que nos ha envenenado nuestras vidas “ sabia de lo que hablaba Nosotros todavia no lo sabemos

    ResponderEliminar