Google+ Followers

sábado, 30 de noviembre de 2013

EXCARCELADOS


          No hay que especular ni buscar responsables externos de lo que está ocurriendo en España con la salida masiva de terroristas, violadores y asesinos de niños de la peor especie. La responsabilidad está en nuestra “clase política”, esos políticos que han hecho de su actividad de servicio al pueblo una profesión de la que tratan de vivir el máximo tiempo posible.

          Naturalmente, para mantenerse en el coche oficial, hay que gobernar sin comprometerse demasiado en los temas más delicados. Hay que dejar hacer, pasar por alto, seguir la  corriente, aunque se cause, por dejación, un grave perjuicio a los ciudadanos.

          Los socialistas del PSOE, cuando han gobernado, han querido llevar al extremo su mal llamado progresismo, manteniendo unas leyes penales extremadamente garantistas para los delincuentes, basando toda su política penitenciaria en las reinserción social de los condenados, creyéndose con ello estar a la vanguardia de las sociedades más avanzadas. Por cierto que en alguna de ellas conservan la pena de muerte, de lo que discrepo, o cadenas perpetuas revisables, en lo que estoy de acuerdo.

          Por su parte, la derecha que el Partido Popular representa, continua amordazada por sus muchos complejos, como si tuviera que hacerse perdonar la Guerra Civil española en la que no tuvieron parte, ni ellos ni sus más recientes antepasados, pero se han dejado ganar por la “agipro” socialista que se empeña en esta falsa identificación. Estos complejos le han impedido modificar, hasta ahora, las leyes garantistas del socialismo.

          Por unos y otros, por unas razones y otras, el Código Penal franquista de 1973, no es modificado hasta 1995, y en esa modificación no se contempla precisamente un endurecimiento de las penas más graves, pensando siempre que el arrepentimiento, los trabajos y estudios realizados en prisión, merecen una muy generosa recompensa en  remisión de las penas.

          Para salvar, en parte, los vacios legales, el Tribunal Supremo de España, en sentencia del 28 de febrero de 2006, establece la conocida como “doctrina Parot” por la que las reducciones de penas deben aplicarse a cada una de las condenas individualmente, y no al máximo legal permitido por la Ley del 73 que eran 30 años.

          Lo que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo considera un error de la justicia española es la retroactividad de la doctrina Parot, con lo que no puede ser aplicada a los delitos cometidos con anterioridad a su promulgación, es decir antes de 2006.

          España, como firmante de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, está obligada a cumplir las sentencias del Alto Tribunal. Otra cosa es que no solo no ha sabido transmitir a los jueces de Estrasburgo la verdadera gravedad de un pronunciamiento de este calado, con la posibilidad de que estos asesinos, ni arrepentidos ni reinsertados, cometan nuevos asesinatos, sino que el representante español en ese Tribunal, el Juez López Guerra, ponente del caso, inclina con su voto favorable la decisión liberadora de asesinos. Si desgraciadamente hubiera un solo caso de reincidencia, ¿sobre qué conciencias recaerá?

          El tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, por un solo voto de diferencia, ha puesto en la calle a terroristas, violadores y asesinos en serie, sin cumplir la pena máxima legal y a los que se les han aplicado las reducciones por trabajo o estudios, y que fueron condenados antes de 2006, sin que parezca importarle las consecuencias de sus decisiones; no importa si el más aberrante de los asesinos o violadores que ha despreciado los derechos humanos de los demás, vuelve a pisar las calles. Ni siquiera recomienda medidas de cuidado para los casos graves, entre otras precauciones lógicas de seguridad para la sociedad.

          Tras la primera excarcelación, la de la etarra Inés del Rio, los ministros del Interior y Justicia, en rueda de prensa acompañados por la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Ángeles Pedraza, quisieron dejar muy claro que los demás casos se estudiarían uno a uno y que para nada iba a haber excarcelaciones masivas. Para desmentirlos, en menos de 24 horas, la Audiencia Nacional, respaldada más tarde por el Tribunal Supremo, comenzó a excarcelar a decenas de asesinos, asombrando a propios y extraños por su inusitada celeridad.

            Pero todo esto se hubiera evitado si nuestros políticos, en treinta y cinco años de democracia, hubieran elaborado un nuevo código penal que contemplara penas más duras para la comisión de delitos de especial gravedad, exigencia de arrepentimiento, cambio de comportamiento y penas revisables, pero están muy ocupados en conservar el sillón.

4 comentarios:

  1. Señores legisladores, les ruego que hagan su trabajo. Defiendan a las victimas de los delitos. Defiendan a las personas de aquellos que no saben vivir en sociedad. Jamás la pena de muerte. ¡Pero hagan bien su trabajo!
    Ayer entrevistaron en COPE a un guardia civil al que le pusieron una bomba bajo de su coche. Asesinaron a su hijo. Habló de sus sentimientos al sacar a trozos a su hijo. Quizás su primera intención sería la venganza, pero sus sentimientos cristianos no le mueven a la venganza. Es más, a su otro hijo, que también estaba en el coche, le ha educado para vivir sin odio.
    Estas personas, tanto las victimas de actos terroristas como las víctimas de violadores y asesinos en serie, no se merecen unos legisladores que hacen mal su trabajo.

    Bon dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno de los problemas de la sociedad española es nuestra falta de madurez democrática lo que equivale, entre otras cosas, a la falta de exigencia a nuestros políticos. Hacen lo que les da la gana, o por lo menos lo han venido haciendo hasta ahora, seguros de que hasta dentro de cuatro años no los vamos a votar o repudiar. Con dos partidos solamente saben seguro que volverán al cabo de cuatro u ocho años.
      Ahora parece que ya no están tan seguros, según las encuestas. Lo peor que podría pasarnos es que volviera a ganar uno de los dos por mayoría absoluta. han tenido 35 años y no han sido capaces de sacar un imprescindible Ley de Educación consensuada, ni una Ley de Huelga, ni una Ley de la Justicia, ni un Código Penal actualizado a los nuevos y graves delitos, ni siquiera el inicio de la reforma de una Constitución continuamente violada, ni un Senado que sirva para algo...
      Realmente hacen muy mal su trabajo.
      Bon día.

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con lo expuesto, pero se agrava el daño a las víctimas y a todos en general, con el tratamiento sensacionalista que se da al tema en los medios públicos y privados de comunicación. Por el interés malsano en vender más periódicos, multitud de periodistas hacen cola en las puertas de las prisiones para filmar el momento de las excarcelaciones. Pero, puesto que, desgraciadamente, hay que acatar la sentencia de Estrasburgo, ¡¡c....ño, no les demos publicidad en todos los telediarios cuando los sueltan!!!!!!! Ni menos aún cuando les dan la bienvenida en sus pueblos. ¿A quien le importa ver esa bienvenida o ver qué aspecto tienen hoy, si cuando salen van totalmente camuflados? O se les sigue para mostrárnoslos cuando se quiten el disfraz y así estar prevenidos por si reinciden, o los únicos que se benefician de verlos enmascarados y homenageados es el informativo (periódico o televisivo) que vende la noticia.
    Mal favor se hace a las víctimas restregándoles en la cara los homenages y las excarcelaciones enmascaradas.
    ¡¡¡¡Suspenso a los políticos y a los periodistas!!!!!

    Fico Sánchez Peral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, deberían pasar desapercibidos, sus salidas y su vida futura. El mal ya está hecho, no queda otra, quiera Dios que ninguno de ellos vuelva por el camino del asesinato o la violación. Y mientras tanto, ante tanta evidencia, a ver si los políticos reaccionan y anteponen el bien común, de todos los españoles, a sus poltronas, desfondadas de tanto aguantarlos sentados.

      Eliminar