Google+ Followers

lunes, 13 de marzo de 2017

ESPIONAJE CIBERNÉTICO A LA CIA

Publicado en la revista "El Debate de hoy" el domingo 12 de Marzo de 2017


               

                                              

 Entrevista desde Filipinas el  29 de Octubre de 2014
          
-       -     -       Las recientes filtraciones por parte de Edward Snowden han obligado a los grandes servicios secretos a replantearse su estrategia de comunicación viéndose obligados a ser más transparentes y comunicativos con la ciudadanía ¿Nos encontramos en una nueva era de la información en la que la confidencialidad absoluta ya no es posible y todo es susceptible de darse a conocer antes o después?

-       Pienso todo lo contrario. Hay que mejorar los sistemas de comunicaciones, hacerlos más seguros, con sistemas de encriptación cada vez más eficaces, y seleccionar muy bien al personal que tiene acceso a información clasificada con controles internos frecuentes. La información que interesa a los servicios de inteligencia es la que se refiere a los terroristas, servicios enemigos, políticos corruptos, etc. El ciudadano que no ha hecho nada malo, nada tiene que temer y en cuanto a la privacidad a la que tienen derecho, yo les diría que con solo tener y usar una tarjeta de crédito, ser usuario de las redes sociales o telefonía móvil, ya es completamente transparente. Un servicio de inteligencia no pierde el tiempo ni emplea medios y personas para controlar a los ciudadanos. La información que no interesa, que no aporta nada, se elimina.

Esta fue mi respuesta a la pregunta de un periodista en una entrevista que me hacía desde Filipinas a través de Internet y le añadí:
-       En cuanto a que todo se llega a conocer, tengo mis dudas. Casi puedo asegurar que no es verdad y lo digo por propia experiencia. Se me ocurre, a bote pronto, el asesinato del Presidente Kennedy, cuya investigación está trufada de pistas falsas. Han pasado más de cincuenta años y estamos como el primer día. Si un secreto importante se deposita en personas que no merecen esa confianza terminará sabiéndose, pero si los depositarios son los imprescindibles y personas comprometidas, nunca se sabrán, o al menos mientras pueda tener interés
La entrevista está datada el 29 de Octubre del 2014, pero las respuestas serían las mismas. En un Servicio de inteligencia, más bien en todos los servicios de inteligencia, hay escuchas aleatorias y específicas. En las aleatorias podemos entrar todos los ciudadnos que pasemos, vivamos o estemos en una de terminada zona, mientras que las específicas están enfocadas a una persona o grupo concreto, en España y desde hace unos años, autorizadas por un juez, ante el que hay que justificar el motivo por el que se quiere realizar la escucha.

Partiendo del principio de que “no hay servicios amigos” y que por tanto “todos espían a todos”, nadie y menos los políticos, deberían escandalizarse por estas noticias: Wikileaks filtra los códigos de espionaje electrónico de la CIA”. No pasa nada. Lo más que pasa es que van dos a cero, que esta jugada se la devolverán y que por muy importantes que sean las personas espiadas o los programas y claves descubiertas, el trabajo consistirá en mejorar los sistemas de encriptación, seleccionar mejor a los técnicos que vayan a manejar esos sistemas, y procurar devolver la jugada.

Desde que el mundo es mundo, o quizás un poco más tarde, existen los espías: Alfonso X el Sabio les llamaba “barruntes”, los Reyes Católicos “exploradores” y Felipe II directamente “espías” y utilizaba nobles amigos suyos, de toda confianza. Pero también, en toda época se producían traiciones, que es lo que realmente son estas filtraciones, y ya era un todos contra todos. Es consustancial al espionaje, no fiarse de nadie e intentar obtener la información más importante, la mejor protegida.

Otro factor importante que compra muchas voluntades, dentro de ese mundo, es el dinero. Los estados pagan mucho dinero por informaciones valiosas de transcendente importancia para los intereses nacionales, pero naturalmente no las publican ni las filtran a la prensa, las conservan en secreto para poder utilizarlas y evitar que el “enemigo” reaccione.

Si una información valiosa se conoce, deja de ser útil automáticamente y el servicio pirateado procede a hacer los cambios necesarios para protegerse, y si además se han publicado, su valor es cero.

Wikileaks ha publicado este martes documentos clasificados de Estados Unidos en los que supuestamente se demuestra que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) escuchó de forma clandestina encuentros de distintos jefes de Gobierno u otros líderes mundiales, como el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon. Los papeles de la NSA datan de los años 2007 a 2011.
Los informes de las supuestas escuchas secretas recogidas por la NSA reflejan detalles de las conversaciones sobre la lucha contra el cambio climático previas a la cumbre del clima de Copenhague en el año 2009, unas escuchas que ya desvelaron las filtraciones del exempleado de la NSA, Edward Snowdenen 2014. Este martes, los nuevos documentos desvelados incluyen conversaciones entre la canciller alemana, Angela Merkel, y Ban Ki Moon al respecto”.

Es en esencia la noticia de las agencias de prensa…y no pasa nada. Las informaciones son de hace años y la política se desarrolla día a día, todo va tan deprisa que esas noticias ya no tienen efecto ninguno. Por otra parte ni a Merkel, ni a Ban Ki Moon o a cualquier otro líder mundial le va a extrañar que le escuchen, es lo mismo que él o ella hacen con los demás, exactamente utilizando la misma tecnología o muy similar.

No pasa nada. Está dentro del juego del espionaje y el contraespionaje.



         



6 comentarios:

  1. Plenamente de acuerdo, Jaime. Un fuerte abrazo. FEDE

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado y hasta tranquilizado...!!!! Me voy a preocupar ahora por saberme 'transparente'? VIVA LA TRANSPARENCIA!!!! Otro abrazo fuerte. Paco

    ResponderEliminar
  3. Jaime, me ha resultado muy revelador y sencillo tu artículo, sobre un tema bastante enrevesado.

    El mensaje es sencillo, a los ciudadanos de a pie que nada tenemos que temer, no nos debe obsesionar ni preocupar estos temas. Estoy totalmente de acuerdo contigo, siempre he dicho que con no poner por escrito, ni decir por teléfono nada que dirías en público nada tienes que temer. Tu confirmas que si por un sistema aleatorio eres objeto de una escucha, es casi “secreto de confesión”. Los servicios de inteligencia están trabajando, en principio, para nuestro bien, por lo que nada hay que temer. Otra cosa es que como personas humanas, queramos o no “naturaleza caída”, se utilice cierta información para otros fines. Pero no tiene por qué obsesionarnos
    Antonio U.

    ResponderEliminar
  4. ERNESTO PEREZ DIAZ-ALERSI | 13 MARZO, 2017 RESPONDER
    Interesante, como todo lo de ese mundo extraño del que tan poco conocemos…

    ResponderEliminar
  5. En líneas generales estoy de acuerdo con Usted, es decir, resumiendo mucho:

    -Es verdad que hay que mejorar los mecanismos de seguridad y encriptación de las comunicaciones para evitar filtraciones y malos usos de la información personal.

    -También es cierto que los servicios de inteligencia de países civilizados, democráticos y occidentales no deben preocupar al ciudadano, puesto que como bien ha dicho, sólo se recopila información de interés nacional en múltiples ámbitos.

    -Por tanto, nuestros servicios de inteligencia no se pueden considerar el enemigo que puede sacar nuestras intimidades y utilizarlas en contra nuestra.

    Pero sí es cierto que hay aspectos a considerar y que deben preocupar al ciudadano de a pie. En este sentido, lo que hay que plantearse y sobre lo que hay que preocuparse, a tenor de lo visto últimamente en la política internacional, es que hay que proteger mucho la información digital en general(encriptar), puesto que siempre hay agentes externos a los gobiernos o a los servicios de inteligencia de países que hacen uso de estas herramientas de forma interesada, que intentan atacar con fines más o menos peligrosos a los países democráticos con leyes serias en este ámbito.

    Además, independientemente de las labores de recopilación de información de las agencias estatales, hay un serio problema que supera las competencias de los Estados a la hora de proteger la información digital de sus respectivos ciudadanos, ya que muchos mecanismos que utilizamos cada día, como el e-mail, redes sociales, servicios de mensajería, servidores donde se almacena información sensible de personas y que pertenecen a empresas,..., tienen servidores en terceros países o en varios al mismo tiempo, con normativas de implementación y protección de datos muy variadas, los datos circulan por cables por aguas internacionales sin jurisdicción, navegan por el aire por wifi y repetidores,... y ahí sí hay una seria lucha para proteger la información privada de la gente y es un reto en el que los servicios de inteligencia y otras agencias y cuerpos de seguridad deberán ponerse mucho las pilas para proteger a sus ciudadanos.

    Por eso digo que las agencias de inteligencia deben convertirse en el gran aliado y protector de la información privada del ciudadano, y así debe visualizarse de cara al público. Así que le animo a difundir esta labor, quizás menos conocida.

    Un saludo,

    Uno que le importunó con un correo un día no muy lejano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro de que no me importunó su correo. Es más, le agradezco siempre sus comentarios, sean o no favorables a mi artículo.
      Muchas gracias.
      Saludos

      Eliminar