Google+ Followers

viernes, 6 de marzo de 2015

ASESINATOS POLÍTICOS



          El valor de la vida humana se ha hecho insignificante, no ya para los fanatizados terroristas o los proabortistas, sino para políticos sin escrúpulos para los que todo vale con tal de mantenerse en el poder.

          Cristina Fernández, presidenta de la Republica Argentina, “lamenta la muerte (del fiscal Nisman) como lamenta la muerte de cualquier argentino”, como si el caso de este asesinato no le concerniera directísimamente. No olvidemos que Nisman acusaba a la presidenta de encubrir a los terroristas iraníes que en 1994 asesinaron a 85 personas pertenecientes a la mutualista judía AMIA.

          Vladimir Putin, presidente de Rusia, se `pone de perfil, como si no fuera con él, como si nada supiera del asesinato de Boris Nemtsov. El líder de la oposición paseaba con su novia, la modelo ucraniana Anna Duritska, frente a la catedral de San Basilio, en plena Plaza Roja, en pleno centro de Moscu, cuando unos pistoleros se aproximaron por su espalda y acabaron con su vida.

          No estamos hablando de fanáticos ni de países del tercer mundo, estamos hablando de países desarrollados, a cuyas sociedades se les suponen unos valores morales  y un desarrollo cultural y humanístico donde estos crímenes deberían estar desterrados.  

          Previsiblemente, las investigaciones no llevarán a ningún parte. En uno y otro caso, el poder político y los ejecutores materiales se aseguran de que así sea. Prácticamente, a pesar del tiempo transcurrido, en el caso argentino, y de la escasez de pistas en el de Nemtsov, los investigadores van dando por cerrado el caso. Solo la presión de la calle o de los más allegados mantiene una cirta vigencia de los casos, pero no durará mucho.

          La violencia se enseñorea por nuestro planeta y en nuestro propio continente europeo no acaban de asentarse los cambios que sobrevinieron al fin de la guerra fría. Tras los cruentos conflictos armados de la antigua Yugoslavia de los años 90, vivimos en nuestros días un nuevo episodio bélico en Ucrania cuyo final no se vislumbra.

          Occidente,  o para ser más exacto, la OTAN, no reacciona o reacciona tarde y mal, sobre todo por la falta de unidad de criterio de los países miembros. Ucrania, con la previa ocupación sin resistencia de la península de Crimea, puede ser dos cosas: o el regreso de la guerra fría o de la unión soviética.

          Putin, Fernández y otros mandatarios mundiales, como maduro en Venezuela, hacen uso de la violencia política para conservar el poder y reprimir cualquier atisbo de oposición, llegando al asesinato de quienes supongan un obstáculo a sus intereses.

          Serán asuntos internos, pero organismos como la ONU, tan defensora de los derechos humanos en otras ocasiones, debería pronunciarse ye intervenir en auxilio de quienes están siendo asesinados. O esas vidas no merecen ser defendidas por la comunidad internacional.


          A Cristina Fernández le duele la muerte del fiscal que la acusaba de un gravísimo delito tanto “como la de cualquier argentino”, es decir: nada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario