Google+ Followers

viernes, 20 de febrero de 2015

EUROPA EN PELIGRO



       No será porque no estemos avisados, pero resulta muy difícil, por no decir casi imposible, prever cuando y donde los terroristas van a perpetrar un nuevo atentado. Cuentan con demasiadas ventajas para elegir el objetivo, el lugar, el momento…

       Un mes después de París, el pasado fin de semana ha sido Copenhage la ciudad europea elegida por el terrorismo yihadista para sembrar de nuevo la muerte y el dolor entre ciudadanos pacíficos y anónimos sin que se pueda siquiera intuir una mínima causa de esta sinrazón.

       Antes lo fueron Nueva York, Madrid, Londres, Casablanca, y tantas otras en Oriente y Occidente, no hay lugar que escape a la amenaza. Acabo de regresar de Italia y he visto al Ejército protegiendo algunas embajadas y los controles de los aeropuertos, que tanto nos molestan, más estrictos que nunca.

       Es igual, no necesitan razones ni excusas para actuar como lo hacen. Es el terror por el terror. Al Qaeda, Boko Haram, el autodenominado Estado Islámico o la Jemaah Islamiyah, que según fuentes gubernamentales filipinas intentó asesinar al Papa Francisco durante su reciente visita a Manila, son partes de un todo terrorífico.

       En la ciudad de Braunschweig, al norte de Alemania, se ha cancelado el desfile del Carnaval por una alarma cierta sobre un  atentado yihadista  durante las celebraciones del domingo 15 de febrero.

Los servicios de inteligencia, las policías y cuerpos de seguridad están en permanente alerta y trabajando en la detección de posibles atentados, en desarticular células y detectar el regreso a los países occidentales de los combatientes yihadistas en Siria e Irak, en frenar la captación  de jóvenes para el yihadismo.

Difícil lucha contra el fanatismo la que libran nuestros cuerpos especializados en esta amenaza, pero hay una cuestión aun más compleja e importante de la que se habla poco: la financiación de estos grupos. Financiación que les permite la adquisición de armas cada vez más sofisticadas y caras, de las más avanzadas técnicas de comunicación, de los más modernos medios informáticos.

Se sabe que el tráfico de drogas y la venta de petróleo son esenciales para la pervivencia de estos grupos, y los ejércitos occidentales procuran con sus bombardeos cortar estas vías de abastecimiento, pero evidentemente no es suficiente. La única posibilidad de derrotar al terrorismo yihadista está en los propios países musulmanes moderados, igualmente víctimas de esta barbarie.

Como manifestó el pasado 21 de enero en Estambul, en una reunión de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) que agrupa a 57 países, el Primer Ministro turco Davutoglu: “Nadie será capaz de detener el ascenso del Islam en Europa”. Nadie, cabe aclarar, se refiere a los países europeos, nadie, añado, que no cuente con la colaboración de países árabes como Jordania, Turquía, Yemen, Argelia o Egipto.

Como ya anunció el mismo día 21 de enero la responsable de Política Exterior Europea, la italiana Federica Mogherini, tras la reunión de Ministros de Asuntos Exteriores comunitarios: “Se trata de diseñar proyectos específicos para lanzarlos en las próximas semanas con países concretos ( del mundo islámico) para incrementar la cooperación en materia antiterrorista”.

Es una guerra total y como tal hay que afrontarla, todos los esfuerzos son pocos y toda la cooperación imprescindible. Si no es así, tendrá razón el Primer Ministro turco, pero no el ascenso del islamismo moderado y pacífico, sino el violento y asesino.


3 comentarios:

  1. Es verdad que estos pollos no precisan razón ni excusa para sembrar el terror. También es verdad que , en sus creencias, su
    sacrificio por la causa tiene grandes ventajas en el otro mundo, privilegio que se esfuma en el caso de pasar a mejor vida ligeramente
    contaminados, sucios. Sólo temen a la muerte si ésta sucede sin las debidas garantías de pulcritud corporal, pués bien, ¿será esa
    una debilidad que debemos explotar? . La grasa de cerdo es bien barata y abundante para que seamos generosos en su distribución.
    ¿ Acabamos de descubrir la tan temida bomba sucia ? ¡¡ Menuda chorrada !!
    Estoy contigo en todo lo que escribes en tu Quinta Columna. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. El islamismo moderado ya no existe. En otros tiempos, yo he convivido con saharauis y marroquíes, sin problemas, serían islamistas moderados. En la actualidad sólo hay islamistas extremistas, o callan asustados.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de cuerdo: así será, desgraciadamente. ¡Qué amenaza más próxima y lejana, más cierta y falsa, más tangible e intangible, más inminente e incierta,......!. Otra vez enhorabuena y un abrazo fuerte

    ResponderEliminar