Google+ Followers

sábado, 6 de julio de 2013

"CHERCHEZ LA FEMME"

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 06 de Julio de 2013



Decía Alejandro Dumas (padre) en Los mohicanos de París: "Busca a la mujer". La frase hizo fortuna y se repite cuando, en un caso cuya resolución no está clara, se busca a quien sale beneficiado. La evolución de la frase desde 1854 en que se publica la obra de Dumas hasta nuestros días, mantiene su significado: "Busca a quién beneficia".


En todo conflicto o situación poco clara, busquemos al beneficiado y casi con absoluta certeza encontraremos la causa original del conflicto. La situación política de países como Siria, Turquía o Egipto, de continuas revueltas sociales en los dos últimos casos, o guerra civil en el primero, solo beneficia a los depredadores islamistas radicales, los carroñeros del "cuanto peor, mejor". A veces no participan directamente en el conflicto, no aparecen en la escena del crimen, pero son siempre sus inductores. Observan, inducen, fuerzan e intervienen cuando se hace imprescindible.


En Siria, el doctor en Medicina Bashar Al-Assad, declaradamente pro-occidental, está siendo atacado por "el pueblo en armas", en lo que se pretende una lucha por la libertad del pueblo oprimido. Rusia se apresta para ayudar al 'tirano' pro-occidental, Al-Assad, mientras USA y sus satélites, dicho sea en el mejor de los sentidos, envían armamento a los rebeldes. ¿Quién lo entiende? ¿A quién está beneficiando esta terrible guerra civil?


Hace escasamente dos años, se inician el algunos países árabes como Túnez, Egipto y Libia, unas 'revueltas populares' que no cesan hasta derribar a sus respectivos tiranos, que en verdad lo eran porque se enriquecían fraudulentamente, pero no para sus pueblos que gozaban de un nivel de desarrollo y logros sociales, no comparable todavía con el mundo occidental, pero sí mucho mejores que otros países de su zona geográfica.


Los tiranos no merecen gobernar, es justo procurar su derrocamiento, pero los líderes políticos que surgen en estas situaciones deberían mirar en quien se apoyan, de quién reciben ayuda, porque nadie da nada a cambio de nada (me refiero a los gobiernos de todos los países) y en un caso será el petróleo o recursos naturales… y en otro 'la guerra santa islamista'. Puestos a elegir, busquemos antes a quién beneficia el sacrificio de vidas humanas.

2 comentarios:

  1. Desde luego, los tiranos no deben gobernar.
    Y creo que debemos luchar por una sociedad mas honrada y justa, que produzca gobernantes que se merezcan la confianza de los ciudadanos.
    Tendríamos que terminar con situaciones que enturbian el orden moral, como las referidas a los favores realizados por adelantado o a posteriori para obtener un rédito, las que tienen intenciones de manipulación o las que parecen estratégicas jugadas de azedrez con sucia finalidad.
    Nos iría a todos mejor con un poco mas de empatía, comprensión y solidaridad.

    ResponderEliminar
  2. Hay otra cuestión a considerar: En los paises musulmanes (de mayoria musulmana, quiero decir), la política se confunde con la religión, una religión que lo impregna todo. Las fórmulas de una democracia occidental no son transpasables a estos paises. Mientras la religión musulmana no evolucione (están en nuestra edad media)hacia la modernidad (respeto de los derechos de la mujer por ejemplo), solo con que los radicales no lleguen al poder y exporten su revolución,el mundo occidental puede estar más o menos tranquilo.

    ResponderEliminar