Google+ Followers

domingo, 27 de marzo de 2016

EL ABRAZO - ULTIMO DEL LIBRO "DEDICADO A TI..." PUBLICADO EL 20.12.2016

ULTIMO DEL LIBRO "DEDICADO A TI..." PUBLICADO EL 20.12.2016        

 Esta columna tenía que haberse publicado el sábado 26 de Marzo en el Diario de Cádiz. Al no haber prensa escrita ese día, se publicará con posterioridad. Por no faltar a nuestra cita semanal lo público en el blog. Feliz Pascua de Resurrección!!!...con un ABRAZO para todos los lectores.

       Estaban apenas a unos metros, dos hombre de mediana edad, nada destacable en sus apariencias, se fundieron en un apretado abrazo, intenso, fuerte, eterno. Los brazos recorrían las espaldas en un movimiento ascendente y descendente lento, pausado como no queriendo que acabara nunca. Las manos abiertas intentando abarcar el máximo abarcable. No hay gesto que exprese más y mejor, que sea más expresivo de amor mutuo, de cariño, de perdón, de buenos sentimientos.

         Los veía y pensaba que estaba presenciando algo bello y limpio, la mejor versión que el ser humano es capaz de dar de sí mismo. Y pensé que todos necesitamos ser queridos así. Mejor aún, querer y ser queridos. En realidad vivimos para eso. Lo decía hace unos días en esta misma columna: “se es ser humano en función de nuestra pertenencia a la humanidad, de nuestra relación con los demás”.

         También, pensé, es un gesto de reconciliación y perdón, si es que tenían algo que perdonarse mutuamente o de una de las partes. El abrazo era exactamente igual de intenso, quien perdonaba y quien era perdonado.  ¡Cuánto significado en un gesto sin palabras!

         Me acordé de una escena que vi en televisión: Un hombre joven, en una plaza de una ciudad española, no recuerdo el nombre, ofrecía abrazos. Algunas personas se le acercaban y abrazaban. ¿Era una necesidad suya o de quienes le abrazaban? Quizás de los dos, todos lo necesitamos.

         Cariño, perdón, necesidad de ser amado…sentimientos nobles que dignifican a un ser humano que, en este tiempo que nos ha tocado vivir, parece desposeído de valores positivos. Digamos que junto a tanto negativismo y maldad como evidenciamos de continuo, hasta el peor de nosotros es también capaz de mostrar sentimientos nobles. En esa guerra sin cuartel entre el bien y el mal, el yin y el yang orientales, el ángel y el demonio que llevamos dentro, inclinemos la balanza, potenciemos lo que nos hace mejores.
        
Jueves Santo, día del amor fraterno…hagámoslo posible.

         En eso estaba cuando oí a mis espaldas el grito de mi nieta: ¡Abueloooo !!!  Corrió hacia mí y nos fundimos en un apretado abrazo.

1 comentario:

  1. EStimado Jaime : Un articulo muy bueno. Hay que pensar también en aquellos que te dan un abrazo y tu sientes y sabes que son falsos porque los hay, por desgracia, o los que tu crees que son de verdad y el tiempo te hace cambiar de idea por el comportamiento personal de esa persona hacia ti. Yo tengo la suerte de tener una familia que cuando te dan un abrazo es de cariño y tambien amigos pero he tenido personas que he creido amigos y me han dado puñaladas traperas que me han dado mucho dolor en mi corazón y en mi alma y por qué , la envidia , el cargo insignificante mio creyendo ellos que era un cargo grande espero y deseo que ahora que lo tiene esa persona que piense que se equivocó pero no es así, sigue en sus trece. Lo bonito hubiera sido pedirmelo que yo se lo hubiera dado, no obstante , te digo amigo Jaime que tengo la fortuna de aparte la familia , de tener amigos que si merecen mi cariño porque yo lo tengo de ellos desde hace años, incluso cuando tenia ese cargo que los otros creen grande. En esta vida hay de todo y yo que feliz porque me gustan las pequeñas cosas, los pequeños detalles tambien tengo la suerte de tener dos nietas que me gritan ABUELOOOOOO, me echan sus brazos y me dan un beso.¡Que suerte tengo! lo demás los cargos, las puñaladas traperas resbalan porque tengo una familia, unos amigos y unas nietas que hacen que me sienta queridos por ellos que es lo que vale.Un fuerte abrazo amigo Jaime.

    ResponderEliminar