Google+ Followers

sábado, 11 de abril de 2015

NOUS CATALANS

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 11 de Abril de 2015


            Un peluquero de Sabadell, español, casado con una musulmana y converso al islamismo, ha sido detenido, como presunto jefe de una célula yihadista en Cataluña, el pasado miércoles 8.

         Con estas diez detenciones, suman ya 30 en lo que llevamos de año, la mayoría en ciudades catalanas.

         No es nuevo, pero quizás no sea suficientemente conocido que organizaciones independentistas como “Nous Catalans” (Nuevos catalanes), tratan de atraer a su causa a inmigrantes procedentes de países del Magreb, desconocedores del idioma español, en preferencia sobre los emigrantes hispanos, pensando en los primeros como más fácilmente integrables en el catalanismo.

         Ahora lo niegan y se indignan, pero estaban advertidos. Resultaba muy llamativo ver a personas de otras etnias encabezando manifestaciones independentistas con un entusiasmo digno de mejor causa. El más de medio millón de emigrantes musulmanes en Cataluña, supera ya el ocho por ciento de su población.

         La cesión de espacios públicos para los rezos de los creyentes musulmanes, a la espera de la construcción de la Gran Mezquita, posiblemente en la plaza de toros Monumental de Barcelona, financiada por Qatar, empieza a parecerse a esos barrios parisinos donde la policía no se atreve a entrar a no ser fuertemente armados y con gran número de efectivos. Barrios donde existen, según Le Figaro, auténticos arsenales de donde salieron las armas que causaron 12 muertes en la capital francesa el pasado 7 de enero.

         Por no hablar de Marsella, donde los musulmanes son más de 250.000, un 40 por ciento de la población, y de ellos 15.000 franceses de origen conversos al islamismo.  

Las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia, cada vez que efectúan detenciones como las del miércoles 8 en Cataluña, salvan vidas inocentes en peligro. Este grupo, según las informaciones de la policía, estaban siendo vigilados hace tiempo, pero su detención se produce cuando se sospecha que el atentado es inminente.

Lo hemos repetido varias veces, es responsabilidad de todos ayudar a la prevención de atentados yihadistas, no precisamente a lo contrario por buenismo acomplejado o  intereses inconscientes.


         


2 comentarios:

  1. En la actualidad la labor de captación de yihadistas –según dicen los expertos- se realiza mayoritariamente en las redes sociales; pero esto no sería posible sin la larga fase previa de mentalización y fanatización religiosas realizadas durante décadas, y hasta hace bien poco (y muchos siguen haciéndolo aún), por los imanes en las mezquitas.

    ¿Alguien imagina la que se armaría en España, si la iglesia católica dedicara los templos y las homilías de las misas a fanatizar creyentes en favor de la guerra santa contra el Islam? Pues, si no nos es posible imaginar hoy que pudiéramos consentir semejante aberración, ¿cómo es que se lo consentimos al Islam en nuestra propia casa? Sí, sí, ya se sabe que no hay que identificar Islam con terrorismo, y que no conviene fomentar la guerra entre religiones. Está bien, está bien; pero entonces ¿qué hacemos?: ¿les dejamos -otra vez- que ellos sí lo sigan identificando (aunque ahora menos descaradamente) otras dos o tres décadas?

    Lamento los riesgos que corro al hacer tal generalización, pero seamos francos; han sido los creyentes islámicos los que, con su silencio mantenido durante décadas la han hecho posible. Ahora es cuando por fin empiezan a hacer tímidos gestos para que se distinga al verdadero creyente del terrorista yihadista. Pero tengámoslo claro: son ellos los que –aterrorizados aún- no lo distinguen bien del todo, ya que todos los terroristas yihadistas pasaron primero, y conviviendo con ellos al hacerlo, por la mentalización religiosa de los Imanes en las mezquitas. Son ellos, y no sólo nosotros, los que mayoritaria y constantemente deberían hacer a diario un radical acto de rechazo del yihadismo. Pero se debaten entre la duda y el terror. La duda porque han soportado en sus propias carnes la misma (o muy parecida) mentalización fanático-religiosa que el yihadista; y el terror porque, a la vista está (y ellos lo conocen de primera mano) el fanático salvajismo de sus propios correligionarios, que a diario violan y asesinan con el fin de aterrorizar para fomentar su miedo y su silencio.

    Y por otro lado aparece ahora el problema de la integración de este fenómeno en la sociedad catalana, también arteramente utilizado desde hace décadas por los independentistas, con el fin de desnivelar en favor de la legua catalana la presencia social de la lengua española, al quedar diluida entre una masa mayor de lenguas africanas, favoreciendo que a Cataluña llegara, preferentemente, más inmigración africana que sudamericana de habla hispana. Este era un argumento reconocido públicamente desde hace décadas entre mis conocidos en Cataluña. Y así nos va.

    En Reus, donde vivo, tenemos la desgracia de tener la mequita más fanatizada de Cataluña. Alguno de los autores del atentado a las Torres Gemelas en New York, vivía en Salou (a 8km. de Reus), y tenía contactos con la mezquita de Reus.

    Y ahora los catalanistas se rasgan las vestiduras y ponen verde al ministro del Interior: Fernández Díaz, por decir en voz alta que llevan años jugando con fuego y que los quemados que habrá en el futuro son responsabilidad suya.
    Pues yo pienso seguir diciéndolo en voz bien alta.
    Saludos. Fico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y haces muy bien en proclamarlo caunto más fuerte y más lejos mejor. Yo tengo la intención, cada semana, de escribir de los más diversos temas que creo de interés, pero la amenaza constante y próxima del terrorismo yihadista me "obliga" a volver sobre el mismo tema.
      El pasado 14 de este mes de abril se ha cumplido un año del secuestro de las 200 niñas nigerianas. Un año del "Bring back our girls" del que ya no se oye ni el eco. Una vergüenza internacional.
      Seguiremos en nuestra ¿inutil? lucha de papel. Un abrazo

      Eliminar