Google+ Followers

sábado, 5 de abril de 2014

LA EUROPA QUE VIENE


                            No es que estemos sobrados de buenos políticos en España, más bien todo lo contrario, hay una escasez alarmante, pero Francia ha elegido a la gaditana Anne Hidalgo como Alcaldesa de Paris y Manuel Valls, anterior Ministro del Interior, ha sido designado por el  Presidente Hollande como Primer Ministro para salvar una situación complicada, muy complicada, del socialismo francés tras unas elecciones  municipales catastróficas.

              Francia ha votado mayoritariamente a la derecha en la elecciones municipales recién celebradas, e incluso la extrema derecha, el Frente Nacional de Marine Le Pen, ha subido hasta un nueve por ciento, obteniendo algunas importantes alcaldías, de las 150 perdidas por los socialistas.

              Según las encuestas, en las próximas elecciones europeas, a celebrar el 25 de Mayo, el Frente Nacional obtendrá resultados superiores al treinta por ciento y, por tanto, algunos escaños en el Parlamento Europeo.

             En Francia, como pasó en su día en España con el Presidente Zapatero, el electorado ha castigado las políticas económicas de Hollande, y ha puesto todas sus esperanzas en la derecha. Si en las europeas se consolida esa tendencia, cabe pronosticar una salida de los socialistas en 2017, aunque no queda muy claro si será la Unión por un Movimiento Popular (UMP) que lidera Jean-François Copé, sucesor desde noviembre de 2012 de Nicolás Sarkozy, o el Frente  Nacional de Marine Le Pen, quienes liderarán a la derecha en esa nueva etapa.

            Más allá de lo anecdótico del origen español de estas dos figuras emergentes del socialismo francés, cabe señalar que Hollande ha elegido para Primer Ministro a su colaborador más a la derecha, dentro del socialismo, hasta el punto de que, aun no ha comenzado su gobierno y ya recibe críticas de los miembros más destacados del ala izquierda de su partido a los que “no les gusta su orientación” que despierta muchas suspicacias.

             Los dos ministro ecologistas del anterior gobierno de Ayrault, manifestaron sus deseos de no continuar en el ejecutivo, y así ha sido, dificultándole la formación del nuevo gobierno y pasando a la oposición.

             Finalmente, una vez formado el gobierno, sus críticos le acusan de no haber logrado un equilibrio de tendencias dentro del partido, que le hace poco estable (aunque si es paritario con 8 hombres y 8 mujeres, entre las que ha recuperado a la antigua candidata socialista en 2007 y ex pareja de Hollade, Ségoléne Royal, como ministra de Ecología).

       Lo comentamos en “La extrema derecha europea” en Octubre de 2013: Países como Grecia, Italia, Francia, Finlandia, Austria, Hungría o Noruega ha evolucionado hacia un crecimiento importante de los partidos de extrema derecha y en las elecciones europeas del 25 de Mayo, agrupaciones de esta ideología extremista pueden hacerse con un importante número de escaños.

       El peligro de la llegada a puestos de decisión de estos partidos es, fundamentalmente, su antieuropeismo y nacionalismo excluyente, con propuestas duras y contundentes contra los emigrantes, europeos o no, que “quitan puestos de trabajo a los nativos, abusan de los beneficios sociales como la enseñanza y la sanidad y suponen una carga excesiva para la economía del país”.

       Alemania ya ha decidido la expulsión de los emigrantes, sean europeos o no, que en seis meses no tengan un trabajo remunerado. Gran Bretaña y Bélgica también anuncian medidas en la misma línea  ¿Estaremos en el principio del fin de la Unión Europea? Se avecinan grandes cambios en las políticas migratorias de muchos países europeos y la llegada de la extrema derecha lo favorecerá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario