Google+ Followers

jueves, 24 de enero de 2013

LOS SERVICIOS DE INTELIGENCIA (2º PARTE)

No se trata de una nueva entrada, es solamente una comunicación a mis lectores y amigos: El próximo miercoles día 30 de enero a las 20,00 horas, en el Ateneo Científico y Leterario de Cádiz (España), pronunciaré mi discurso de ingreso como ateneista.

El titulo de la charla es "Los servicios de Inteligencia (2ª Parte)" como continuación a la que el pasado 27 de noviembre pronunció en el mismo foro, el General de División D. Juan Peñaranda, que perteneció durante unos importantes años, la transición política española de los 70, al CESID.

Aunque el General abordó cuestiones relacionadas con la actuación de los servicios de inteligencia en una época determinada, la transición politica española de la dictadura de Franco a la democracia, yo no voy a continuar por el mismo camino. El termino "2ª Parte" solo se refiere a que se trata de la segunda charla que sobre el tema se da en el  Ateneo.

Voy a referirme, en una primera mitad, a la historia del espionaje desde Judit y Holofernes, por no retroceder más y terminando por Ali Bey, Aline, Lobo y Garbo. La segunda parte tocará aspectos más actuales como "Humint y Sigint",  ¿Quines son los espias?, Información, Inteligencia y Contrainteligencia, para terminar con otra pregunta: ¿Servicios amigos?.

El tema tiene muchas limitaciones legales, por lo que no se puede profundizar en hechos o actividades concretas. Aun así espero aportar aspectos y circunstncias novedosas e interesantes.

Colgar la charla completa en el blog me parece excesivo (más de media hora, unos diez/once folios), pero una vez pronunciada sí que haré comentarios y transcribiré algunos párrafos.

Ya hablaremos.


sábado, 19 de enero de 2013

BRITA Y LOS NIÑOS

   
Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 19.01.2013 

Está realmente indignada, como no la he visto nunca. Me dirige una pregunta con aires de acusación: "¿Qué esperáis para acabar con esta utilización sistemática de los niños en manifestaciones públicas, para eliminar los programas de violencia en horario infantil, para el adoctrinamiento político en colegios..? ¿Es que no os dais cuenta de la sociedad que estáis formando?"

El problema, le contesto, tiene muchas aristas, no es fácil. Empezando por los propios padres, que en una terrible confusión de excesivo proteccionismo y dejación, les consienten y admiten comportamientos y actitudes que deberían ser corregidos y reprimidos de forma inmediata y eficaz. Padres que nos les enseñan y exigen el respeto a sus docentes, que les permiten el uso abusivo y sin control de Internet y redes sociales, sin preocuparse de lo que ven y con quien se relacionan. Son unos malos padres, unos padres cómodos que no se toman la molestia de educar, en toda la extensión de la palabra, a unos seres humanos de los que son responsables.

En una reciente encuesta, en España, el 54 % de los jóvenes contesta que la violencia es necesaria. Es el resultado de lo que continuamente ven en las televisiones, sin control paterno, ni cumplimiento por parte de las cadenas, de las leyes que existen para que, según que programas, no sean emitidos en horario infantil.

"¡Jaime!", casi me grita, "¿De qué sirven las leyes si no se cumplen? ¿De qué sirven los horarios protegidos si los niños se acuestan tardísimo o tienen televisores y ordenadores en sus habitaciones cuyas programaciones nadie controla, si en algunos colegios se preocupan más del adoctrinamiento que de la educación, sin que a los padres parezca preocuparles, más bien lo consienten?" Doy la razón avergonzado, porque yo también me siento responsable, como todos los que somos padres, de esta sociedad que hemos creado con nuestra indiferencia, nuestra dejación de responsabilidades, nuestra carencia de valores humanos que transmitir a nuestros hijos, nuestro desaforado egoísmo.

El único valor que hemos logrado transmitir a estas generaciones es el de 'Tanto tienes, tanto vales'. Aunque nuestra esperanza está en las excepciones.

domingo, 13 de enero de 2013

MUERTO POR ESPAÑA




            Al Sargento del Ejército D. David Fernández Ureña, victima española número cien  de esa guerra contra el terrorismo islamista que se libra en Afganistán, se le han rendido hoy los  honores que le corresponden como a un héroe nacional.


            Lo que me llama la atención, aunque debería estar acostumbrado, es que solamente su familia, compañeros y el Príncipe de España, han protagonizado este acto castrense en honor del sargento vasco muerto por España.


            A la sociedad española actual le suena a chino que haya compatriotas suyos dispuestos a arriesgar sus vidas por protegerlos a ellos. Piensan que son personas fuera de su tiempo, el hedonismo desorbitado, la falta de ideales, la globalización, los avances tecnológicos y las redes sociales.


            Sin embargo si los hay, gracias a Dios, y en una mayoría se trata de jóvenes de todas las regiones españolas que piensan, están convencidos, de que este país y sus habitantes merecen hasta el sacrificio de sus vidas si fuera necesario y así lo juraron solemnemente ante la bandera que a todos nos representa y ampara.


            Decía que me llama la atención la escasa representación de la sociedad española en los funerales del Sargento Fernández Ureña, porque echo de menos la presencias de las Asociaciones de victimas de los atentados del 11 M en los trenes de Madrid, del Gobierno de la Nación a su más alto nivel  y en general de esa sociedad adormecida e inconsciente que ni piensa, ni se le ocurre que atentados terroristas como los del 11 M, o aun peores, pueden repetirse si, esos idealistas como el Sargento muerto cuando intentaba desactivar un explosivo en Afganistán puesto por terroristas para causar victimas mortales, no estuvieran haciendo lo que hacen.


            Además de las victimas directas de esos atentados que ya solo conocemos por sus iniciales, 11 S, 11 M, 7 J, se cuentan por miles los soldados de los países occidentales muertos y heridos en esas guerras preventivas cuyo objetivo es la eliminación de los grupos terroristas en sus propios santuarios, para evitar así que regresen a nuestros países y vuelvan a causar miles de victimas inocentes.


            Así lo creen nuestros gobiernos, las Naciones Unidas, y organismos de Inteligencia y Defensa occidentales. Sin embargo, puede que solo sea porque no saben realmente como acabar con esa lacra y mientras encuentran otra solución, tratan de  frenarles en su propio terreno.


            En este, como en otros conflictos, lo más eficaz debería ser la eliminación de sus causas últimas, sus motivaciones, y la neutralización de sus fanáticos líderes. Esto también lo saben los dirigentes mundiales, pero su eficaz ejecución no es fácil ni se cuenta con los medios, el consenso y el poder de decisión necesarios.


            Francia anuncia su próxima intervención militar en África, en un intento de frenar la ascensión hacia el Magreb de los terroristas de Al Qaeda del Norte de África Islámica (AQMI), donde ya luchan desde hace años soldados norteamericanos (Iniciativa Pan Sahel e Iniciativa Transahariana de Lucha contra el Terrorismo) utilizando bases francesas, pero no serán los únicos, otros países occidentales se unirán a norteamericanos y franceses conforme el conflicto amenace con llegar a las puertas de Europa, y ya sabemos donde está su flanco sur.


            España entera, el Occidente amenazado por el fanatismo y la barbarie, le debe mucho al Sargento Fernández Ureña, un vasco de Bilbao, que ha dado su vida por nosotros. A él y a cuantos han muerto o siguen arriesgando sus vidas en esta lucha desigual, nuestro reconocimiento y nuestras oraciones. Desde este rincón del mundo cibernético es todo lo que podemos hacer. Eso y llamar a las conciencias adormecidas en la rutina de sus vidas.  


            Descanse el Paz.

sábado, 5 de enero de 2013

NAVIDAD LAICA


              Publicado en el Diario de Cádiz el  sábado 05.01.2013


NO entro en el delicado, y siempre respetable, terreno de las creencias religiosas, Dios me libre. Me referiré al menos profundo de los usos y costumbres sociales. Y concretamente a lo que viene sucediendo en España, en estos años de la mal llamada democracia, que yo prefiero denominar partitocracia.

La religión católica no la trajo Franco a nuestro país, aunque algunos se empeñen en hacerlo creer así, ni es el origen de todas nuestras desgracias colectivas, más bien su ayuda está aliviando a miles de españoles en situación de pobreza extrema. Aun al más ignorante de los españoles le basta con visitar pueblos, aldeas y ciudades de nuestra geografía y observar la proliferación de bellísimas catedrales, y templos de épocas muy remotas, que no fueron inauguradas por Franco.

Sin embargo, hay una parte de nuestra sociedad actual que ponen todo su empeño en hacerla desaparecer de nuestras vidas y que clasificaría en tres subgrupos: los declarados y activos enemigos de la Iglesia Católica, las comparsas de indiferentes y los tontos útiles.

En opinión muy personal, aunque ampliamente compartida, los tontos útiles son los peores. No están muy convencidos de lo que hacen, pero por evitar que se les califique de eso tan horrendo como fachas, derechistas, cristianos, y otros insultos al uso, hacen lo que sea.

De esta situación y esos complejos nacen los bautizos laicos, con entrega de la Constitución, y no se si de los Estatutos de Autonomía, a los recién nacidos, (angelitos míos), los matrimonios entre homosexuales, el Jalouin por los Tosantos, procesiones laicas e insultantes para los creyentes, el Papá Noel por los Reyes Magos, que acuden a su propia cabalgata como simples teloneros, y ahora la Navidad laica o Solsticio de invierno.

Estos progres ya dicen Felices Fiestas por evitar la palabra Navidad, y el próximo paso será Feliz Solsticio de Invierno. En los engalanados de algunas ciudades ha desaparecido toda referencia a la Navidad (así se aprovecha para otros festejos), nada que recuerde lo que verdaderamente se celebra, el nacimiento de Jesús de Nazaret, para cientos de millones de personas, el Hijo de Dios.