Google+ Followers

sábado, 22 de diciembre de 2012

LIBERTAD ¿PARA QUÉ?

   Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 22.12.2012

Tenemos en nuestras retinas las imágenes de los veinte niños asesinados en Newtown (USA) por un joven que ha utilizado su libertad para acabar con la vida de 28 personas, incluida su propia madre.

Familia desestructurada, y una madre que, por ganarse el cariño, o al menos no el desprecio de su único hijo, le enseña a disparar, y le compra las armas que el joven quiere, con el resultado que conocemos.

EEUU pasa por ser el "país de las libertades", cuna de la moderna democracia, por leyes como la que permite que trescientos millones de armas estén en manos de ciudadanos a los que no se les ha hecho una prueba psicotécnica, o se han investigado sus antecedentes, o un mínimo de seguridad sobre el "buen uso" al que van a ir destinadas las armas en su poder.

Como contraste con lo anterior, un ciudadano norteamericano puede recibir un trato vejatorio o incluso violento por una infracción de tráfico o administrativa, es decir, la policía actúa sin mucho miramiento, sintiéndose respaldada por las leyes que tratan de imponer. He ahí las terribles contradicciones de una sociedad sin identidad, formada por emigrantes de las más diversas procedencias. Nunca han sido más que inmensamente ricos, la nación más poderosa de la tierra, el "imperio" de la era moderna.

No quiero generalizar. He tenido buenos amigos norteamericanos, he pasado largas y frecuentes temporadas de trabajo en ese país del que admiro muchas cosas, hasta con una cierta envidia, pero siempre he pensado que no sería un país unido y viable si, de repente o por adversas circunstancias, se convirtiera en un país pobre.

El dios de los norteamericanos, de la mayoría, es el dólar, por quien se mata o cometen los más execrables crímenes. Los valores éticos y morales, esos que nosotros, europeos, teníamos tan interiorizados no hace mucho, prácticamente han quedado como patrimonio de una minoría.

Escena de una película norteamericana: "¿Has disparado alguna vez un arma? Tienes que hacerlo, se siente uno el hombre más poderoso del mundo". Esa es la moral predominante, el poder, el dinero, el egoísmo llevado al extremo. Aquí, en la vieja Europa, despojada de sus valores éticos y morales, ya no nos falta mucho para alcanzar esas cotas de "libertad", menos mal que ahora somos pobres.

3 comentarios:

  1. Para que quede claro: Libertad para ejercer, reclamar y exigir los derechos individuales y colectivos que el sistema democrático contempla, pero NUNCa para atentar contra esos mismos derechos de los demas y aun menos, contra el más sagrado de ellos: SU VIDA.
    Si hay que PROHIBIR la posesión indiscriminada de armas de fuego, no creo que eso sea limitar las libertades. Claro que es dificil de explicar a la Asociación Nacional del Rifle (USA), que ante esta matanza propone que en todas las escuelas haya armas para defender a los niños....al estilo del Far West.

    ResponderEliminar
  2. Básicamente estoy de acuerdo. Me parece una locura la existencia de esa enorme cantidad de armas en manos de cualquier ciudadano americano.

    ResponderEliminar
  3. El enorme. Numero de armas que circulan en USA. Hace que pasen todas estas barbaridades que leemos casi a diario,creo que protegidas por la enorme industria de armamento de este pais,pero voy ha hacer de abogado del diablo,si alguna de las primeras personas que se toparon con este asesino hubiese tenido un arma,quizás ahora no se hablaría de tantas muertes.Es un tema difícil en USA y ni ellos mismos se ponen de acuerdo,y si no ponen coto a este desmadre armamentistico seguirá pasando lo mismo.

    ResponderEliminar