Google+ Followers

sábado, 28 de diciembre de 2013

A LA COLA DE EUROPA


              A Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía y una de la figuras emergentes del PSOE, le preocupa muchísimo que la nueva Ley sobre el aborto, que inicia el trámite parlamentario, nos hace retroceder en el tiempo a la etapa previa a la transición democrática y “nos sitúa a la cola de Europa”.

            Para la flamante presidenta de la comunidad andaluza, la Ley, que pretende salvar vidas de seres indefensos, es “cruel e insensible” y amenaza con paralizarla, aun antes de que pase por la tramitación parlamentaria donde puede ser modificada, recurriéndola ante el Tribunal Constitucional.  

             La joven política, que lleva ocupando puestos de responsabilidad en su partido y en la Junta de Andalucía casi desde que era una niña y por tanto con alguna cuota de responsabilidad en que esta comunidad ocupe, ahora sí, los últimos lugares de la OCDE en educación, con tasas de abandono escolar superiores al resto de comunidades españolas, siendo España de los últimos países en ese ranking, o esté también a la cola en las listas de desempleo, no se había mostrado tan indignada y dispuesta a dar la batalla contra estos índices.

             A pesar de su promesa de lucha sin cuartel contra la corrupción, por el momento  no ha pasado de una declaración de intenciones, y eso también sitúa a Andalucía entre las más destacadas, en sentido negativo claro, de las comunidades autónomas españolas.
            Pero el aborto es otra cosa. Da muchos votos de la izquierda, por donde IU les está haciendo más daño, y todos esos votos de movimientos feministas, contestatarios y “progresistas”, cuyo avance social persigue, entre otras mejoras, que las niñas de 16 años puedan abortar sin ni siquiera consultar a sus padres.

            Que se trata de un tema controvertido nadie lo duda, pero esta izquierda tan indignada y dispuesta a llevar la cuestión a Europa, no se ha parado a considerar que el proyecto de Ley ahora a debate se parece bastante a la Ley  de Julio de 1985 de Felipe González que modificaba el Artículo 417 bis del Código Penal, aunque reduce de tres a dos los supuestos, y es posible que finalizado el debate parlamentario se parezca aun más.

            Entiendo que todos, favorables a la nueva Ley y detractores, quieren evitar muertes de inocentes y penas de cárcel para las mujeres que se vean en tan terrible situación, y ambos objetivos son compatibles pero necesariamente deben ser regulados.

            Lo que debería asumir sin demora el Gobierno, este y los que vengan, incluso mediante pactos entre partidos, es su responsabilidad sobre una educación sexual adecuada a los jóvenes que evite embarazos a esas edades, información sobre planificación familiar y, sobre todo, no dejar exclusivamente a las asociaciones como Red Madre la atención a mujeres con embarazos no deseados, a las que hay que acoger, informar, atender personal y medicamente, antes y después del parto.

            No he hablado en todo el artículo de creencias religiosas, esas pertenecen a cada uno y naturalmente son todas respetables, pero no pueden ser impuestas en uno u otro sentido. He hablado de respetar la vida humana y la libertad de las mujeres, y digo que son compatibles, que debe haber soluciones incluso de acogida, apadrinamiento o adopción a ese hijo enfermo o no deseado. Todo menos matarlo.


           

domingo, 22 de diciembre de 2013

LA GRAN COALICIÓN

Publicado en el Diario de Cádiz el domingo 22 de Diciembre de 2013

Deseo a todos mis lectores unas muy Felices Navidades y un año 2014 de Paz y Amor para todos los seres humanos. El final de las guerras, de los conflictos y que se termine la pobreza. Todo es posible con el esfuerzo y el trabajo de quienes poseen el poder y el dinero. ¿Querrán hacerlo?

LA solución alemana de la gran coalición, entre socialdemócratas del SPD y los democristianos del CDU, de la triunfadora Angela Merkel, solo pueden movernos a una sana envidia. Envidia de contar con una clase política con sentido de Estado.

La situación alemana no es comparable con la española, para nuestro mal. Ni los índices de desempleo, ni el conflicto territorial, cada uno de por sí suficientemente grave, han sido motivo para que los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, ni siquiera propusieran una coalición gubernamental para atajar estas cuestiones.

La importante caída de las expectativas de voto del PP, en buena parte debida a las medidas económicas que se han visto obligados a tomar (otro buen motivo de consenso, si hubieran antepuesto los intereses nacionales a los del partido) y el estancamiento del PSOE en sus encuestas, pronostican la irrupción en el parlamento de partidos hasta ahora muy minoritarios y el crecimiento de IU y UPyD.

Si el comportamiento de PP y PSOE sigue siendo, como hasta ahora en los 35 años de democracia, del enfrentamiento por el enfrentamiento, sin más objetivo que desgastar al contrario, tratando de desalojarlo del poder para ponerse ellos, sin un ápice de sentido de Estado, terminará gobernando el que consiga más apoyos de los nacionalistas, quedando su gestión condicionada por los intereses de quienes les permiten gobernar.

La situación es de auténtica vergüenza, con índices de corrupción y desempleo insoportables, y un conflicto territorial que deteriora por momentos la convivencia entre los españoles, y no parece que PP y PSOE sean conscientes de esta gravedad. Con dos años de legislatura por delante y el permanente enfrentamiento, no se atisba ni una ligera esperanza de solución.

Hemos hablado, en anteriores ocasiones, de la necesidad de "Pactos de Estado" para la Justicia, la Educación, el Desempleo, la Sanidad, y otras cuestiones que no deben estar sometidas a los vaivenes electorales. Ya no basta, ya no estamos en situación de pactos parciales. En estos momentos se impone una gran coalición, como en Alemania.

Luego, cuando sea demasiado tarde, vendrán las inútiles lamentaciones. ¿Y cómo estará España entonces,…o lo que quede de ella?

viernes, 13 de diciembre de 2013

ENTREVISTA TV - VENTANA A LA HISTORIA: SERVICIOS DE INTELIGENCIA


           Hoy sustituimos el habitual artículo de los sábados por una entrevista realizada en Onda Luz TV, televisión de la Bahía de Cádiz, el pasado miércoles 20 de Noviembre de 2013.

            Se trata de una entrevista personal sobre los contenidos de la conferencia "Los Servicios de Inteligencia: Historias y Mitos" pronunciada en el Ateneo de Cádiz en mi ingreso el 30 de Enero  pasado, y en el Hotel Pinomar de El Puerto de Santa María (Cádiz), el pasado verano:

http://www.andaluciainformacionweb.com/andalucia/357868/jaime-rocha-en-ventana-a-la-historia/?

sábado, 7 de diciembre de 2013

SINDICATOS Y TRANSPARENCIA

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 07 de diciembre de 2013
      
          
NUNCA es tarde… y aunque debería existir desde hace mucho tiempo, por fin parece que va a entrar en vigor una Ley de Transparencia que pretende poner freno a tantísimos casos de corrupción como se están descubriendo en España, un día sí y otro también.

La Ley será manifiestamente mejorable, con toda seguridad, como todas. La experiencia, una vez entre en vigor, dará las pautas para su mejora, pero aun imperfecta, no puede esperarse más. La situación de la corrupción en nuestro país nos sitúa a niveles tercermundistas. Parece que no existieran leyes morales que pusieran límites a tanta estafa, robo, corrupción; o muchos políticos, banqueros, empresarios y sindicalistas ignoran absolutamente el significado de palabras como ética, honradez, solidaridad…

En los inicios de la tramitación de la Ley de Transparencia todos los partidos se apresuraron a incluir a la Casa Real y a la Iglesia Católica con mucho interés, como si ambas fueran las mayores defraudadoras de España, quizás motivados por el caso Urdangarín y una recurrente manía persecutoria hacia la institución que más ayuda a los necesitados en todo el mundo.

Curiosamente, los dos sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, con la misma rapidez que pedían la fiscalización de la Casa Real y la Iglesia, se negaban a ser incluidos como objetivos de la fiscalización de sus cuentas que la nueva Ley impone. Los demás sí, pero ellos no.

Piden, con todo derecho, la publicación del destino de los dineros públicos, sea quien sea su administrador, pero para nada hacer públicos los sueldos de sus dirigentes, liberados y empleados.

Como la crisis económica no perdona, la UGT, ha tenido que hacer un ERE en Madrid, Aragón, Andalucía y otras comunidades que afectan a casi el sesenta por ciento de sus empleados, con las condiciones, tan criticadas por sus dirigentes, de la nueva Ley de la Reforma Laboral del PP.

Aunque no todos los ERE han prosperado, muchos empleados de UGT han pasado a las listas del paro e inmediatamente se han producido las denuncias por corrupción, de estos desempleados a sus antiguos dirigentes, algunos de los cuales ya han dimitido de sus cargos.

Por algo no querían que les afectara la Ley de Transparencia, ellos querían la Ley del Embudo
.