Google+ Followers

sábado, 28 de septiembre de 2013

FRAN GÓMEZ

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 28 de Septiembre de 2013


            Esta columna, dedicada las más de las veces a cuestiones políticas, económicas o sociales, hace hoy una excepción para contarles un hecho extraordinario que, estoy seguro, sean o no aficionados a la fiesta de los toros, les interesará.

            He tenido la suerte de presenciar en la plaza de toros de Las Ventas, en Madrid, el debut de nuestro torero gaditano Fran Gómez. Hacía más de cincuenta años que no se producía un hecho similar. Desde que Manolo Aibar lo hiciera, hace ya más de medio siglo, ningún torero nacido en la capital pisó el albero de la primera plaza del mundo.

            No voy a hacer la crónica de su actuación, no es lo mío, pero si voy a reseñar algunos titulares de los cronistas taurinos: “El gaditano Fran Gómez derrocha torería en su debut en Las Ventas” de Andalucía Información; “Fran Gómez remata una notable presentación en Las Ventas” en el Diario de Cádiz en crónica de Javier López remitida desde Madrid: “Interesante debut de Fran Gómez” titula Juan Antonio Jiménez Alguacil en El Burladero: y así todos, resaltando “un notable valor”, “espectacular comienzo de faena (a su segundo novillo) recetándole un muletazo cambiado desde el mismo centro del redondel”.

            Una estocada corta y otra entera bastaron para acabar con cada uno de sus enemigos, de la afamada ganadería de Concha y Sierra venida a menos, descastados, que se frenaban a mitad del muletazo y peligrosos. 

            No hay crónica, y las he leído todas, que no destaquen la torería, el valor y la serenidad de Fran Gómez. Difíciles cualidades a apreciar en un debutante en Las Ventas, donde ha llegado, con muy pocas ayudas y alguna zancadilla, por méritos propios y jugándose tantas cosas en una sola tarde. Admiro su temple y saber estar en torero en circunstancia tan especial e importante.

            Abrirse paso en el dificilísimo mundo de los toros en época de crisis económica como la que padecemos, es aun más complicado, pero Fran reúne todas las cualidades para, a poco que la suerte le acompañe, convertirse en figura del toreo. No puedo ni imaginar el éxito que hubiera sido la tarde del pasado domingo en Las Ventas con novillos encastados.

            Los aficionados gaditanos estamos de enhorabuena, tenemos torero. Mucha suerte Fran.

viernes, 20 de septiembre de 2013

REBELDES SIRIOS

            

            Un buen amigo y seguidor de este blog, me pregunta extrañado, tras la lectura de mi artículo anterior, SIRIA, por las razones de mi defensa de Al Asad del, entonces inminente, bombardeo de los norteamericanos.

            No ha pasado mucho tiempo para que los hechos justifiquen mi postura, que por otra parte es la postura mayoritaria, como citaba, desde el Papa Francisco al líder ruso Putin. Comentaba en “Siria” que los llamados “rebeldes” es un conglomerado de auténticos sirios, la minoría, junto con presidiarios liberados en países musulmanes con la promesa del paraíso si mueren en la guerra santa (para ellos liberar a Siria del dictador Al Asad occidentalizado y permisivo con el culto de otras religiones, entre ellas la Católica, es una guerra santa) y guerrillas de Al Qaeda.

            Decía que los hechos han dado razones a quienes proponían unas negociaciones y la eliminación de las armas químicas, porque al menos una parte, precisamente Al Asad, ha accedido a la eliminación controlada de su arsenal, no así los rebeldes, que igualmente las poseen facilitadas por Arabia Saudita.

            Por si esto no era suficiente, y tras la marcha atrás de Obama, se combate entre rebeldes, sirios por un lado y Al Qaeda por otro, defraudados estos últimos, quizás, porque su estrategia era provocar la intervención norteamericana que debilitara al dictador Al Asad.

            Siempre que hablamos de dictadores musulmanes, Mubarak, Sadam Hussein, Ben Ali, Gadafi y ahora Al Asad, lo hacemos, Occidente lo hace, con nuestros patrones, sin conocer en profundidad la realidad de estos países y los riesgos reales que afrontan de caer en manos del islamismo yihadista.

            He conocido la Libia de Gadafi, bombardeada por los norteamericanos en 1986, el Túnez de Ben Alí, la Argelia de Bouteflika, el Marruecos de Mohamed VI y naturalmente en esos países no se puede hablar de democracia y libertades políticas porque no existen, es cierto, como no la había en el Irak de Sadam Husein o en la Siria actual.

            Además es también cierto que estos dictadores, todos ellos, se han enriquecido de forma escandalosa mientras una buena parte de sus compatriotas viven en la pobreza. Todo eso es cierto, pero la solución no se la estamos dando los civilizados, demócratas y defensores de las libertades, como nos gusta llamarnos a nosotros mismos. No se la estamos dando invadiendo sus países, liberándoles de sus dictadores y dejándoles caer indefensos en manos de los radicalismos religiosos, mucho peores que lo que tenían.

            El mundo occidental no parece todavía consciente, a pesar del 11S, el 11M y tantísimos atentados diarios con miles de víctimas, de que el verdadero enemigo es el fanatismo yihadista que hace su guerra santa contra occidente, pero también contra aquellos musulmanes no fanatizados, tolerantes con otras culturas y creencias.

            Hace unas fechas, un periódico de tirada nacional y algunos políticos de la izquierda buenista (no ven el mal aunque lo tengan delante, o no lo quieren ver) se escandalizaban por las declaraciones de un alcalde de una ciudad fronteriza en las que manifestaba su preocupación porque en las pateras que llegan a nuestras costas, entre tanto necesitado, se cuelan terroristas. ¿Acaso es mentira? ¿Cómo han entrado en nuestro país los más de quinientos terroristas, activos o durmientes, detenidos por nuestros cuerpos de seguridad en los últimos años? Y los muchos más que aun no han sido detectados. Seguro que no han venido con un visado de turista.

            Cuanto antes seamos conscientes de esta realidad antes pondremos en marcha las medidas para evitar episodios como los reseñados o peores, porque ellos, los malos, no cesan en su empeño, no temen morir, están fanatizados.

            Justo será ocuparse de quienes de verdad lo necesitan, preferiblemente ayudándoles a su propio desarrollo, con la presencia en la zona de ONG`s (Madre Coraje hemos iniciado el trabajo en Mozambique, uno de los países más pobres del mundo) aun a riesgo de las vidas de los voluntarios o con la presencia protectora de cascos azules, como proponía hace unos días en otro artículo así titulado.

            Pero sin bajar la guardia ante la terrible amenaza del yihadismo. Nuestro Servicios de Inteligencia y los Cuerpos de Seguridad del Estado tienen un importantísimo y destacado papel en esta lucha en defensa de nuestros conciudadanos, nuestra cultura y nuestra civilización, pero todos debemos ser conscientes de lo que nos jugamos y, hasta donde podamos, colaborar en su trabajo.    

sábado, 14 de septiembre de 2013

CASCOS AZULES

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 14 de Septiembre de 2013


          Obama, Premio Nobel de la Paz,  ha oído el clamor del mundo entero, incluidos sus compatriotas, y ha pedido al Senado norteamericano que retrase la votación de apoyo al bombardeo sobre Siria, lo que viene a poner un gramo de cordura ante tanto despropósito.

            Obama se ha arrogado personalmente el papel de juez del universo, tomando para sí una responsabilidad que corresponde a la ONU, es decir al conjunto de naciones soberanas nacida tras la desgraciada experiencia de la II Guerra Mundial con el prioritario objetivo de evitar nuevos enfrentamientos armados.

            A la vista de las 32 guerras que asolan a tantos países hoy en día y que han causado millones de muertos y refugiados, no podemos estar satisfechos de la eficacia de los mecanismos de la ONU, sin embargo, si hay situaciones en las que las llamadas fuerzas de interposición, los Cascos Azules, han conseguido detener la masacre.

            Siria sufre una cruel guerra civil desde marzo de 2011, con más de 100.000 muertos y cuatro millones de refugiados, de los cuales un millón son niños. Parece que esa situación tan cruel no movía las conciencias de la comunidad internacional, hasta que hace su aparición el gas sarín en Damasco.

            Apenas tienen eco noticias  sobre el uso del gas por los rebeldes, (el Príncipe Bandar, Jefe de la Inteligencia Saudí, ha declarado haberles entregado armas químicas), liberación de presidiarios de algunos países árabes para que luchen contra Al Assad, la venta por el Reino Unido de componentes químicos para la fabricación de gases tóxicos, y tantas informaciones periodísticas de tan dudosa credibilidad como las que acusan al régimen sirio.

            Al Presidente norteamericano, no parecía quitarle el sueño el terrible drama que vive Siria desde hace más de dos años,  lo que contrasta con su empeño actual en llevar a cabo un “ataque limitado” a la capacidad militar del dictador sirio.

            El Consejo de Seguridad de la ONU, tan diligente en otras ocasiones, mira para otro lado, cuando hace muchos meses que debía haber intervenido con fuerzas de interposición, y si esto no era posible porque se necesita el consentimiento de los dos bandos contendientes y son los rebeldes los que descartan este “alto el fuego”, al menos si debía atender a los millones de seres inocentes que huyen de la matanza.

sábado, 7 de septiembre de 2013

SIRIA



       Occidente, los EEUU, se debate en un importante dilema: Atacar al régimen sirio de Bashar Al Assad, con lo que favorece a las fuerzas rebeldes trufadas de miembros de Al Qaeda, o dejar sin castigo internacional el supuesto uso de armas químicas del dictador sirio.

        Vayamos por partes, que diría Jack the Ripper: En primer lugar, es de un cinismo brutal castigar a los autores de la muerte de mil sirios por el método de gasificación y no hacer lo mismo por la muerte de muchos miles de sirios por métodos ¿permitidos? como los bombardeos.

        En segundo lugar: Los expertos de la ONU van a entregar un informe en el que, tras varios días de toma de muestras y visita a los afectados, más quince días de análisis, se limitarán a confirmar el uso del gas y sus características, pero no se pronunciarán sobre que bando lo ha usado. Se podían ahorrar el viaje y el informe que no resuelve nada.

        Existen, además, serias sospechas y algunas declaraciones, según las cuales, los rebeldes sirios poseen igualmente, en sus arsenales, armas químicas.

        Obama se ha quedado prácticamente solo, incluso el Senado norteamericano está muy dividido, y no quiere arriesgar una decisión absolutamente contestada por aliados y países árabes. Tras las experiencias de Egipto, Libia y sobre todo Irak, cabe preguntarse si la situación de estos países y de sus ciudadanos ha mejorado en algún sentido.

        Los derrocamientos de regímenes tiranos como los de  Mubarak, Sadam Husein, Gadafi o Ben Ali, ¿han traído a sus pueblos más libertades cívicas, mejoras en la situación de la mujer, cese de atentados terroristas, de enfrentamientos civiles, mejoras sociales,…? Rotundamente No.

        Occidente, y ahí metemos a todos, pero especialmente a los llamados progresistas de izquierdas, nos hemos tragado el anzuelo envenenado de la “primaveras árabes”. Siendo muy benévolo supondremos un cierto buenismo, una ingenua credibilidad hacia esos movimientos que se presentaban como “movimientos de estudiantes a través de las redes sociales”.

        Digamos que eso era lo que querían oír y ver las cancillerías occidentales, unas revoluciones pacíficas del estilo checoslovaco del 1989, exentas de fanatismos y violencia, cuando el camino de la violencia se lo habíamos enseñado nosotros interviniendo militarmente en Irak.

        Siria puede ser una segunda edición de Irak y Al Assad sumarse a la nómina de dictadores árabes derrocados por los radicales islamistas con la piel de cordero modelo primavera y la insensata ayuda occidental.

        Que a estas alturas y después de tantas y cruentas experiencias, Obama, el Premio Nobel de la Paz, siga pensando que debe ayudar a esos movimientos rebeldes, parece increíble. El mundo entero, empezando por S.S. el Papa Francisco y terminando por el líder ruso Putin, le están gritando que salga de su error, pero este defensor de la paz parece que quiera imponerla a base de muerte y destrucción, porque supuestamente se han usado, no se sabe muy bien si por ambas partes, unas armas químicas que, dicho sea de paso, algún país que mira para otro lado, ha facilitado.

        Dios (Ala en estos casos) conceda larga vida a S.M. Mohamed VI de Marruecos y al presidente Bouteflika de Argelia, garantes de una situación política y social estable, manifiestamente mejorable, por supuesto, pero que constituyen un freno importante y, de momento, inexpugnable al avance del islamismo yihadista, que avanza hacia el flanco sur europeo (España) a través del Sahel, donde, ahí sí, las potencias occidentales deberían emplearse a fondo. 

        Me llama la atención que los Servicios de Inteligencia occidentales, especialmente la CIA, no informen a sus gobiernos de la existencia de  revolucionarios yihadistas ocultos tras esas “revueltas  primaverales”, o quizás si lo hagan y sus dirigentes políticos valoren más la caída del sátrapa de turno que el riesgo de lo que viene detrás.

        Esperemos que por una vez se imponga la cordura.